Archivo de Público
Miércoles, 1 de Diciembre de 2010

Cada vez más adolescentes de EEUU reciben recetas peligrosas

Reuters ·01/12/2010 - 17:35h

Por Alison McCook

En los últimos 15 años se duplicó en Estados Unidos la posibilidad de que un adolescente o un adulto joven reciban una receta de un medicamento controlado.

En el 2007, a uno de cada nueve adolescentes y a uno de cada seis jóvenes de 20 años se les indicaba tomar un fármaco que podía generar adicción, como analgésicos, sedantes y estimulantes.

"El estudio indica que en botiquines de la población y en los hogares con niños hay una gran cantidad de fármacos de los que se puede abusar", dijo la doctora Cindy Thomas, de la Brandeis University en Massachusetts, que revisó los resultados a pedido de Reuters Health.

Pero que los adolescentes y los jóvenes reciban esos fármacos recetados no significa que abusarán de las dosis o los compartirán con otros, aclaró el autor principal, doctor Robert Fortuna, de la University of Rochester.

Fortuna explicó que el estudio refuerza la importancia de informar los riesgos de los fármacos de venta controlada en los jóvenes y de supervisar su uso.

"Los médicos deben conversar abiertamente con los pacientes sobre los riesgos y los beneficios de utilizar ese tipo de remedios", dijo Fortuna.

"Se debe controlar cuidadosamente a los pacientes para comprobar que los síntomas están adecuadamente tratados y que las recetas se utilizan según lo indicado", añadió.

Además, es importante que los padres estén atentos a posibles usos inadecuados de esos fármacos y que mantengan "una comunicación abierta" con sus hijos.

Las causas más comunes por la que los jóvenes necesitaron tratamiento con opioides, como OxyContin y Vicodin, los dos fármacos de los que más se abusa según indicó Fortuna, fueron el dolor de espalda o musculoesquelético, las lesiones, el insomnio y otros tipos de dolor.

El problema psiquiátrico que demandó tratamiento farmacológico con Ritalin y otros estimulantes o sedantes fue el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

El estudio se concentró en las prescripciones de medicamentos de venta controlada, que son aquellos fármacos que pueden generar adicción y cuyo uso está, por lo tanto, regulado oficialmente.

Los resultados son preocupantes porque los adolescentes y los jóvenes son el grupo etario que más tiende a abusar de los medicamentos de venta bajo receta.

Encuestas revelan que hasta el 36 por ciento de los estudiantes universitarios comparten con otros pares ese tipo de medicamentos.

El equipo de Fortuna revisó registros de 4.304 médicos y 3.856 clínicas y departamentos de emergencias.

En 1994, sólo el 6 por ciento de los adolescentes había recibido una receta de un remedio controlado, mientras que en el 2007 esa cifra creció al 11 por ciento, con hasta 2,3 millones más de consultas médicas en las que se había indicado algún fármaco de esa categoría, según precisa el equipo en la revista Pediatrics.

La misma tendencia se registró en los jóvenes, en los que la cantidad de recetas extendidas aumentó del 8 al 16 por ciento de las consultas médicas entre 1994 y el 2007. En el 2007, en 7,8 millones de consultas se le indicó un fármaco de venta bajo receta a un adulto joven.

Existen muchos motivos de ese aumento de recetas.

En los últimos años, aumentó la idea de la importancia del tratamiento del dolor, cambiaron las regulaciones y los médicos se acostumbraron a recetar más los opioides, detalló el autor. En el caso de los sedantes, surgieron nuevos fármacos con una promoción comercial muy agresiva.

Thomas consideró que estos aumentos "son alarmantes" y generan dudas sobre el control de cada receta.

"Debemos cuestionar el aumento de los diagnósticos y los tratamientos de los problemas psiquiátricos y la reducción del umbral de prescripción de analgésicos y fármacos psiquiátricos en ese grupo etario", manifestó la autora.

FUENTE: Pediatrics, online 29 de noviembre del 2010