Martes, 8 de Enero de 2008

Interconexión eléctrica unirá Figueres y Perpiñán por el paso de Le Perthus

EFE ·08/01/2008 - 19:54h

EFE - La nueva interconexión eléctrica entre España y Francia, que podría estar construida en el segundo semestre de 2011, irá en paralelo al corredor de infraestructuras y unirá finalmente Figueres y Perpiñán por el paso de Le Perthus, según ha avanzado hoy el secretario general de Energía, Ignasi Nieto.

La nueva interconexión eléctrica entre España y Francia, que podría estar construida en el segundo semestre de 2011, irá en paralelo al corredor de infraestructuras que unirá los dos países y conectará Figueres y Perpiñán por el paso de Le Perthus, ha avanzado hoy el secretario general de Energía, Ignasi Nieto.

Una vez decidido el trazado, los Gobiernos de España y Francia intentarán cerrar una fecha para comenzar la tramitación del proyecto en la Cumbre que presidirán José Luis Rodríguez Zapatero y Nicolas Sarkozy el jueves en París.

La novedad es que se han descartado dos de los tres trazados que se barajaban y que se ha optado por la propuesta que defendía España, ha explicado Nieto durante un encuentro informativo con los medios de comunicación para preparar la Cumbre bilateral.

Se trata de una línea paralela al AVE y la autopista, entre la localidad gerundense de Santa Llogaia (cercana a Figueres) y la francesa de Baixas (junto a Perpiñán), que cruzará la frontera por el valle natural de los Pirineos orientales, Le Perthus.

El objetivo de España en la Cumbre de París es "arrancar" a Francia una fecha para tomar la decisión definitiva en torno al proyecto, que el Gobierno confía que sea en el primer semestre de este año.

Un mes antes, el coordinador de la interconexión nombrado por la Comisión Europea, Mario Monti, deberá presentar su informe definitivo sobre el trazado y sobre la necesidad o no de soterrar determinados tramos -propuesta que incluyó en su primer borrador-.

Nieto ha apuntado que si Monti cree que es "imprescindible" soterrar parte de la línea a su paso por los Pirineos -alrededor de 10 kilómetros, para minimizar el impacto medioambiental y paisajístico en la cordillera- "sería posible hacerlo, pero sujeto a la viabilidad económica y técnica".

Frente a los 500.000 ó 600.000 euros que cuesta un kilómetro de línea de alta tensión, el precio se dispara a entre 6 y 8 millones por kilómetro soterrado.

Se trataría de un "gesto" que realizaría España para proteger los Pirineos si Monti lo propone y Francia -donde la oposición al proyecto es mucho mayor- así lo quiere, ha precisado el secretario general de Energía, quien ha explicado que la financiación del sobrecoste de la obra se repartiría al cincuenta por ciento.

Nieto ha hecho hincapié en el cambio de actitud del Gobierno galo con la llegada de Sarkozy, ya que se trata de un proyecto que "lleva quince años dando vueltas y ahora está más cerca; finalmente se va a ver realizado en breve".

En estos momentos, ha explicado, España es una isla y la capacidad de interconexión eléctrica ronda el 3 por ciento (1.400 megavatios), lo que supone un problema para la seguridad del sistema eléctrico, limita el crecimiento de las energías renovables e impide aprovechar la eficiencia del mercado único.

Con la nueva línea de Girona, con una capacidad de 1.200 megavatios, el porcentaje se acercaría al 6 por ciento, todavía lejos de la recomendación de la Unión Europea, del 10 por ciento.

El objetivo español es alcanzar los 4.000 megavatios, con una nueva interconexión por Navarra, ha explicado Nieto.