Martes, 8 de Enero de 2008

El mensaje de Hillary es el de la derrota

La senadora Clinton pierde posiciones respecto a Barack Obama porque los votantes prefieren el optimismo del congresista

MATTHEW BIGG (REUTERS) ·08/01/2008 - 19:11h

REUTERS / BRIAN SNYDER - Hillary Clinton frente a su autobús de campaña en Concord, New Hampshire.

Los votantes no están dando la espalda a Hillary Clinton porque duden de la conveniencia de una mujer en la Casa Blanca, sino porque les gusta el mensaje optimista de su rival, Barack Obama, según algunos expertos en liderazgo.

El senador de 46 años, con su esposa e hijos, hace parecer a Clinton, una veterana política de 60 años, anticuada para algunos votantes, dijeron.

Clinton perdió en los caucus de Iowa la semana pasada ante Obama y ha visto cómo su ventaja en los sondeos se reducía en New Hampshire.

La victoria en las elecciones de noviembre la convertiría en la primera mujer que preside el país tras 43 jefes de Estado varone. Pero esa posibilidad podría extinguirse si los votantes en las primarias optan por la promesa de esperanza y cambio que proyecta Obama, frente a la experiencia y disposición al liderazgo de Clinto.

Estos aspectos, más que el sexo del contendiente, determinarán si la senadora por Nueva York y esposa del ex presidente Bill Clinton sigue o no adelante, según Naomi Wolf, autora del superventas de 1991 The Beauty Myth.

"Ninguno de los sondeos ni de los grupos de enfoque indican que la gente esté desairándola porque sea mujer, sino por un déficit en la forma en que proyecta el liderazgo", dijo Wolf.

"Es muy atrincherada, muy competente como líder. Ha estado en la escena mundial y la gente está cansada de eso", añadió.

Obama logró un amplio respaldo entre los jóvenes en Iowa. Clinton, por otro lado, estuvo flanqueada por políticos veteranos la noche de los resultados de Iowa, incluyendo a su marido y la ex secretaria de Estado Madeleine Albright.

Una sorpresa de la carrera de 2008 es que los votantes de Iowa y New Hampshire parecieron más entusiasmados con el sueño de tener un presidente negro que por contar con una mujer.

Abanderada del feminismo

Aunque las feministas estadounidenses tengan temas de los que quejarse, pocas ven a Clinton como una "abanderada" de su causa porque las mujeres abarcan el espectro de opinión y los líderes ya buscan sus votos respondiendo a algunas de sus preocupaciones, dijo Wolf.

"En un mundo ideal, Clinton sería juzgada por sus méritos en lugar de por su sexo, pero es poco probable que eso ocurra", dijo Victoria Budson, directora del Programa de Política Pública y Mujer de la Kennedy School.

Clinton se enfrenta a una lucha que sus rivales rara vez afrontan: equilibrar la apariencia de dureza con unos votantes que estén buscando mujeres políticas, dijo la académica Barbara Kellerman, que publicó Women in Leadership en 2007.

Su voto en el Congreso en 2002 a favor de autorizar la guerra en Irak la hace parecer más estricta en materia de seguridad que algunos de sus rivales, pero también es acusada por los críticos de ser fría y no mostrar sus emociones, una actitud que en un varón pudiera interpretarse de otra forma.

El debate sobre el estilo de Clinton resurgió en un mitin el lunes, cuando se mostró emocionada y con lágrimas en los ojos cuando describía por qué estaba concurriendo a las primarias y los obstáculos a los que se enfrentaba.

Los comentarios políticos fueron amplios, de la simpatía a acusaciones de que estaba fingiendo.

Kellerman dijo que sería un error culpar a su estilo si perdiera, porque hasta hace poco ese mismo estilo le había servido.

"Si su candidatura no triunfa, espero que las mujeres aprendan la lección de su derrota y no saquen conclusiones generalizadas de lo imposible que es (para una mujer) llegar arriba", añadió.