Miércoles, 9 de Enero de 2008

La agricultura industrial contribuye al calentamiento global

Un informe del equipo de Peter Smith, asesor del IPCC, apunta al sector agrario como uno de los principales emisores de gases de efecto invernadero

MARÍA GARCÍA DE LA FUENTE ·09/01/2008 - 08:02h

El uso excesivo de fertilizantes en la agricultura, la degradación de suelos y el uso de terrenos antes forestales han convertido a la agricultura en uno de los mayores productores de gases de efecto invernadero (GEI), según un informe del equipo de Peter Smith, asesor del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC).

Los fertilizantes empleados en la agricultura industrial contienen óxido nitroso (N2O), que tiene un potencial de producción de calentamiento global 296 veces mayor que el CO2. Otro de los impactos de la producción agrícola es la tala de bosques para crear nuevas tierras tanto para cultivos como para pasto, según el informe, que fue difundido ayer por Greenpeace.

El grave caso de la soja 

Uno de los casos más graves es la destrucción de bosques húmedos tropicales para cultivar soja, destinada a alimentar a ganadería intensiva, y aceite de palma para agrocombustibles. Asociado a la agricultura intensiva para producción de piensos, la ganadería industrial es otra amenaza para el clima, advierte el estudio. Los animales de granja producen grandes cantidades de metano. Por cada kilogramo de vacuno se generan 13 kilos de emisiones de CO2, mientras que por cada kilo de cordero, se emiten 17 kilos.

Para reducir las emisiones de GEI en la agricultura, Greenpeace propone reducir los fertilizantes, proteger los suelos y restaurar las cubiertas vegetales, además de reducir la demanda de carne y desarrollar una agricultura ecológica.