Martes, 8 de Enero de 2008

La oposición cuestiona la victoria de Saakashvili y denuncia el "fraude" en las calles de Georgia

EFE ·08/01/2008 - 12:12h

EFE - Miles de seguidores del candidato opositor georgiano Levan Gachechiladze protestan contra los resultados oficiales de las elecciones presidenciales en Tiflis, Georgia, el pasado domingo 6 de enero.

La oposición georgiana inició hoy una campaña de protestas contra lo que considera un fraude en los comicios del pasado sábado, que dan la victoria al ex presidente Mijaíl Saakashvili, mientras las autoridades recuentan los últimos votos.

Leván Gachechiladze, el principal candidato presidencial de la oposición, convocó una concentración -que espera reunir a cien mil personas- en Tiflis el próximo viernes y anunció que sus militantes comenzarán el miércoles una huelga de hambre para reclamar acceso a la televisión.

"Declaramos la huelga para exigir que se nos conceda espacio televisivo en directo, pues sufrimos un bloqueo informativo y no podemos explicar nuestra postura a la población, y que se celebre una segunda vuelta electoral", declaró el rival de Saakashvili.

La Comisión Electoral Central (CEC) ha anunciado que, con la absoluta mayoría de los sufragios escrutados, el líder georgiano obtiene un 52,1 por ciento de votos, dos puntos porcentuales más de lo necesario para proclamarse ganador ya en primera vuelta.

Según los mismos datos, que la CEC no ha renovado desde el lunes, Gachechiladze tiene un 25 por ciento de votos y los otros cinco candidatos de la oposición no llegan al siete por ciento.

Saakashvili, principal aliado de EEUU en el Cáucaso, que dimitió para presentarse a la reelección, ya fue felicitado por los presidentes de Polonia, Estonia, Letonia, Ucrania, Azerbaiyán y Armenia, a los que incluso invitó a su segunda investidura.

En otro gesto simbólico de estadista en ejercicio, Saakashvili dijo a medios occidentales que el nuevo mandato le permite continuar su política de acercamiento a Europa y la OTAN, así como impulsar una mejora en las tensas relaciones actuales con Rusia.

La oposición atribuyó a falsificaciones el estrecho margen que da a Saakahsvili la victoria en la primera vuelta y reclamó una segunda ronda electoral en la que podría unirse en torno a Gachechiladze.

Al tiempo, los dirigentes opositores decidieron aplazar hasta el viernes las protestas callejeras para agotar primero la vía legal de demandas judiciales y, mientras tanto, se reunieron con diplomáticos occidentales para explicar sus argumentos.

Gachechiladze visitó hoy la CEC para entregar las listas con las irregularidades detectadas y aprovechó la ocasión para acusar en publico al presidente de la Comisión, Leván Tarjnishvili, de haber "robado" a la oposición medio millón de votos, una cuarta parte del total de sufragios emitidos, a favor de Saakashvili.

"Eres un trilero y un sinvergüenza, debes dimitir o un día irás a la cárcel", espetó el político a Tarjnishvili, quien prometió estudiar las quejas, pero denunció "presiones" e "intimidación".

También visitaron a Tarjnishvili el embajador de EEUU, John Teft, y el delegado de la Comisión Europea en Georgia, Per Eklund, con el fin de informarse sobre la marcha del escrutinio y la actitud oficial hacia las denuncias.

La misión de la Organización de Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), que ha validado los comicios georgianos, se mostró dispuesta a estudiar las quejas, aunque subrayó que deben "apoyarse en documentos y no ser meras acusaciones".

Pero Dieter Boden, el jefe de la misión de la Oficina para las Instituciones Democráticas y los Derechos Humanos de la OSCE, dijo con claridad que "las irregularidades que denuncia la oposición no cambiarán la valoración de los observadores internacionales de que las elecciones fueron en lo fundamental democráticas".

Boden hizo esta declaración tras reunirse con otro candidato presidencial, David Gamkremlindze, quien le dijo que la oposición posee "pruebas irrefutables" de fraude y criticó a EEUU por legitimar la reelección de su aliado, Saakashvili.

"Si no conseguimos que se abran procesos en los tribunales y no nos dejan posibilidades de demostrar la verdad, solo nos quedará tomar la calle", declaró la portavoz del cuartel electoral de Gachechiladze, Tina Jidasheli.

"La oposición no quiere reconocer su derrota en las urnas e intenta lanzar protestas callejeras y desestabilizar la situación, conforme sus planes aprobados de cara a los comicios", replicó Leván Bezhashvili, dirigente de la campaña de Saakashvili.

El líder georgiano, catapultado al poder por la incruenta Revolución de las Rosas de finales de 2003, el mes pasado acusó a sus detractores de preparar "actos de desobediencia civil, provocaciones y manifestaciones, con el fin de derrocar al poder".