Martes, 2 de Octubre de 2007

La Audiencia Nacional rebaja más de 12 años las condenas solicitadas para dos miembros del 'comando levante'

El tribunal invalida las pruebas conseguidas en un registro policial porque lo considera ilegal

PÚBLICO / AGENCIA EFE ·02/10/2007 - 15:38h

La Audiencia Nacional ha rebajado las condenas solicitadas por la Fiscalía para los miembros del 'comando Levante' de ETA Mikel Orbegozo Echarri y Sara Majarenas Ibarreta en 12 años y 10 meses y 13 años y 10 meses, respectivamente, al considerar, entre otras razones, que el registro que la policía realizó en Valencia cuando fueron detenidos, en febrero de 2005, fue ilegal.

De esta manera, les absuelve del delito de tenencia de explosivos, por el que se les solicitaban sendas penas de ocho años de cárcel.

El tribunal, al que la Fiscalía solicitó dos penas de 27 años de cárcel, condena a 14 años y 2 meses de prisión a Orbegozo y a un año menos a Majarenas por los delitos de integración en organiación terrorista, falsedad en documento oficial y tenencia ilícita de armas.

Asimismo, condena al primero a diez meses de cárcel en lugar de los tres años solicitados por el Ministerio Público, al considerar que la oposición que mostró a los policías que fueron a detenerle constituye un delito de resistencia a la autoridad y no un atentado continuado. De igual modo, la Audiencia Nacional absuelve de este delito a Majarenas, compañera sentimental y de comando de Orbegozo.

Entrada y registro, no "aseguramiento" 

La resolución, de la que ha sido ponente la magistrada Clara Eugenia Bayarri, señala que el servicio de TEDAX del Cuerpo Nacional de Policía que intervino en la pensión 'Tartessos', que ocupaban los etarras, tardó tres horas en realizar las labores de "aseguramiento" del inmueble, por lo que concluye que no llevaron a cabo esta práctica sino una diligencia de entrada y registro para la que carecía de autorización judicial.

El tribunal también desestima el delito de atentado contra la autoridad y las tres faltas de lesiones que la Fiscalía atribuyó a los etarras, por las que pedía indemnizaciones de entre 630 y 6.960 euros, al entender que Orbegozo "intentó huir cuando fue requerido a fin de que se identificase; sacó el arma exhibiéndola en dirección a sus perseguidores, sin hacer de ella uso alguno; y forcejeó con los agentes".

"Orgullosos de luchar por Euskal Herria"

Durante el juicio, tanto Orbegozo como Majarenas se negaron a prestar declaración y se limitaron a manifestar su "orgullo por haber luchado por los derechos de Euskal Herria". Asimismo, permanecieron cogidos de la mano durante buena parte del proceso e incluso llegaron a besarse en varias ocasiones ante la presencia de los familiares que se dieron cita en la sala.

En el momento de su detención, en el que Majarenas trató de hacerse pasar por agente de la Guardia Civil, los dos etarras disponían de "información muy elaborada" sobre un guardia civil, un coronel médico y el jefe de la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía en Mislata (Valencia). También contaban con datos sobre edificios oficiales y listados de políticos y alcaldes de la Comunidad Valenciana, Murcia, Andalucía, Cataluña y Aragón, incluida la candidatura del PSC en Tarragona y la de ERC en Hospitalet.