Archivo de Público
Viernes, 26 de Noviembre de 2010

Estudio advierte sobre peligro de E.coli al beber leche cruda

Reuters ·26/11/2010 - 15:28h

Por Frederik Joelving

Una investigación del Gobierno estadounidense publicada este mes asoció el consumo de leche cruda con un brote de E. coli en Connecticut en el 2008 que causó cuatro hospitalizaciones por enfermedades potencialmente fatales.

El estudio también le puso precio a ese brote: 413.402 dólares.

El informe es el último que advierte contra el consumo de leche cruda o sin pasteurizar, lo que para los expertos se está volviendo cada vez más popular en Estados Unidos.

"Hubo un desplazamiento de la comida procesada a los productos orgánicos", dijo Bill Marler, abogado de Seattle que representó a tres de los pacientes de Connecticut. Acaba de llegar a un acuerdo con la granja de Simsbury que embotelló la leche y el almacén que la vendió.

"Hay muchos sitios online que aseguran que la leche cruda cura todo, desde el autismo hasta la disfuncin eréctil", agregó.

Uno de esos sitios es de Randolph Jonsson, un defensor de la leche cruda sin participación en el brote de Connecticut.

"La leche de la ubre, que es algo así como la 'célula madre' de los alimentos, se utilizaba como medicina para tratar, y muchas veces curar, enfermedades crónicas", indica en el sitio.

Pero esos beneficios cuentan con escasas evidencias, mientras que los riesgos son más conocidos.

"Beber leche cruda no tiene beneficios para la salud que no pueda proporcionar la leche pasteurizada, que no contiene bacterias dañinas", dijo Hannah Gould, de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), en Atlanta.

"La pasteurización puede reducir la actividad de algunas vitaminas, como la tiamina, la B12 o la C, pero la leche es una fuente menor de esas vitaminas", agregó.

"Menos del 1 por ciento de los productos lácteos que se consumen en Estados Unidos no está pasteurizado, pero más del 50 por ciento de los brotes por consumo de lácteos está relacionado con los productos sin pasteurizar", dijo Gould, que no participó del estudio.

Entre 1993 y el 2006, indicó la experta, los brotes asociados con el consumo de leche cruda y queso y yogur elaborados con esa leche causaron 1.571 enfermos, 202 hospitalizaciones y dos muertes.

En el nuevo estudio sobre el brote del 2008, el equipo de la doctora Alice Guh, de los CDC, identificó siete casos confirmados de infección por E. coli a través de análisis de laboratorio de la cepa tóxica de la bacteria (O157:NM) o por el diagnóstico de la enfermedad que causa el síndrome urémico hemolítico.

Cinco personas necesitaron internación; ninguna murió y cada tratamiento costó unos 73.000 dólares.

"Los niños son uno de los grupos con más riesgo de sufrir la forma grave de la enfermedad", dijo Guh, que aclaró que la granja tenía "procedimientos aceptables de ordeñe y limpieza", lo que prueba que la contaminación no se debió a la falta de higiene.

"Dada la proximidad del ano de la vaca con las ubres es realmente difícil que la bacteria no llegue a la leche. No se le puede pedir a la vaca que no haga caca mientras se la ordeña", dijo Marler.

Cinco de las personas con infección confirmada habían consumido leche cruda de la misma granja de Simsbury, en Connecticut. Otros dos bebés habían estado jugando con un niño que había bebido la leche.

"A pesar de todo lo que sabemos y de los mejores esfuerzos, no hay forma de estar seguros de que la leche cruda, sin procesar, está completamente libre de microorganismos patógenos", explicó Dennis D'Amico, de la University of Vermont, en Burlington.

FUENTE: Clinical Infectious Diseases, online 8 de noviembre del 2010