Archivo de Público
Viernes, 26 de Noviembre de 2010

La India pide a Pakistán avances mientras recuerda a las víctimas de Bombay

EFE ·26/11/2010 - 11:38h

EFE - Efectivos de la Policía india desfilan por las calles de Bombay, India, el viernes 26 de noviembre, con motivo del segundo aniversario de los ataques terroristas sin precedentes contra la capital financiera india que causaron 166 muertos y más de 300 heridos el 26 de noviembre de 2008.

El Gobierno indio instó hoy a Pakistán a cumplir su compromiso de llevar ante la justicia a los responsables del atentado múltiple contra la ciudad de Bombay ocurrido hace dos años y apostó por seguir reforzando la seguridad del país.

"En Pakistán, tenemos un vecino que no ha cumplido su promesa de llevar a los organizadores del 26-N ante la justicia", criticó el ministro indio del Interior, P. Chidambaram, en un acto de recuerdo a las víctimas celebrado en Bombay con motivo del segundo aniversario del ataque.

Chidambaram, citado por las agencias del país surasiático, subrayó que la India "ha aprendido la lección" de que "siempre hay que estar en guardia" y garantizó que las autoridades harán todo lo que esté a su alcance para proteger al país y a sus ciudadanos.

"En un día como éste, renovamos nuestro compromiso de que haremos todo lo posible para proteger a este país y a su gente. Es mi deber advertir al pueblo de que tenemos un vecino (Pakistán) que no ha cumplido todavía sus promesas", dijo el titular de Interior.

Chidambaram hizo estas declaraciones después de haber hecho la concesión de una estación de servicio de gas comprimido -combustibles utilizado para el transporte público- a la familia de Tukaram Ombale, el inspector de la Policía que falleció durante la detención de Ajmal Amir "Kasab", el único terrorista que fue capturado con vida.

El atentado múltiple de Bombay, que duró casi tres días y tuvo como objetivos hoteles, una estación de trenes o un centro de rezo judío, llevó a la India a romper el proceso de diálogo que mantenía con Pakistán desde 2004.

Justo hace un año, un tribunal antiterrorista paquistaní procesó a siete personas en relación con la masacre, todos ellos supuestos integrantes del grupo terrorista cachemir con base en Pakistán que presuntamente la perpetró.

No obstante, el caso ha ido aplazándose por razones como cambios de juez o falta de pruebas incriminatorias.