Archivo de Público
Viernes, 26 de Noviembre de 2010

"No quiero una guerra, pero creo que sí deberíamos vengarnos"

Es la incertidumbre que corroe a los surcoreanos. ¿Cómo mostrar fortaleza sin causar un conflicto armado?

D. BRUNAT ·26/11/2010 - 01:00h

El dictador y su hijo, en la Facultad de Medicina.

"¿Una guerra en Corea? No creo que sea posible; estamos en el siglo XXI y tenemos el apoyo de Estados Unidos", dice el estudiante de 21 años Lee Hee-sang, una de las miles de personas que abarrotaban ayer el distrito comercial de la capital de Corea del Sur. Sorprende ver cómo en Seúl, a apenas 80 kilómetros de la frontera con el Norte, la vida sigue tan ajetreada y despreocupada como siempre.

"Todo esto es muy alarmante y me hace sentir rabia contra Corea del Norte", explica Hyunbae-Gill, secretaria de 25 años. "No quiero que estalle una guerra, pero sí creo que de algún modo deberíamos vengarnos". Es la incertidumbre que corroe a los surcoreanos. ¿Cómo mostrar fortaleza sin causar un conflicto armado?

Pocos dudan de que el ataque tuvo como objetivo consolidar la figura de Kim Jong-un, tercer hijo de Kim Jong-il. "Trataron de crear un conflicto en Corea del Sur ahora que están en plena transición", afirma Lee Seong-jae, quien a sus 74 años ha vivido todo el proceso, incluida la guerra civil. "El Norte debería pedir disculpas por haber matado a civiles. Ha llegado el momento de castigarlos con dureza", abunda.

"Es un grave error del Norte, pues ahora no podemos quedarnos esperando. Kim Jong-il nos ha obligado a actuar", dice un internauta en un foro.