Martes, 8 de Enero de 2008

El embajador marroquí se incorporará hoy a su puesto en Madrid

EFE ·08/01/2008 - 14:25h

EFE - Fotografía tomada el 1 de febrero de 2006, del embajador de Marruecos en España, Omar Azziman, quien, según anunció hoy el Gobierno marroquí, regresará inmediatamente a Madrid para cerrar así una crisis de dos meses en las relaciones bilaterales que surgió con la visita de los Reyes de España a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

El embajador de Marruecos en España, Omar Azziman, cuyo regreso "inmediato" fue anunciado el lunes por las autoridades marroquíes, se reincorporará hoy a su puesto en Madrid, según dijeron a Efe fuentes oficiales.

Azziman fue llamado a consultas por las autoridades de su país el pasado 2 de noviembre y el anuncio de su reincorporación se hizo el lunes por medio de un escueto comunicado del ministerio marroquí de Asuntos Exteriores.

Las fuentes indicaron que Azziman tenía previsto viajar a Madrid durante el día de hoy pero agregaron que no se hará público ningún otro comunicado sobre el retorno a su actividad diplomática.

El embajador Azziman fue llamado a consultas por orden del rey Mohamed VI como reacción a la primera visita oficial de los Reyes españoles a las ciudades autónomas del norte de África, cuya soberanía reclama Rabat.

El anuncio del regreso del diplomático marroquí a Madrid se produjo cinco días después de la visita que el pasado jueves realizó a Rabat el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, quien entregó a su colega, Taib Fassi Fihri, una carta del presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, para el rey Mohamed VI.

En el comunicado oficial del ministerio marroquí se recordó que "después de la visita realizada a Marruecos el jueves, 3 de enero, por el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, se ha decidido hoy (por el lunes) el regreso inmediato a su puesto del embajador de Su Majestad el Rey (Mohamed VI) a Madrid".

Moratinos y Fassi Fihri manifestaron la semana pasada la voluntad de sus respectivos Gobiernos de devolver la normalidad a sus relaciones después de la crisis que hace dos meses las enturbió cuando los Reyes de España visitaron Ceuta y Melilla.