Archivo de Público
Lunes, 22 de Noviembre de 2010

ACTUALIZA 1-Papa dice condones son admisibles en algunos casos

Reuters ·22/11/2010 - 12:18h

El uso de condones para detener la propagación del virus del sida puede estar justificado en algunos casos, dice el papa Benedicto XVI en un nuevo libro que se publicará la semana próxima.

En extractos publicados el sábado en el periódico del Vaticano, el papa cita el ejemplo del uso de condones por prostitutas como "un primer paso hacia la moralización", pero dice que los condones "no son realmente la forma de lidiar con el mal de la infección con VIH".

Si bien algunos líderes católicos romanos han mencionado en el pasado el uso limitado de condones para casos específicos y como el menor de dos males, para detener la propagación del VIH, esta es la primera vez que el papa menciona la posibilidad. El periódico del Vaticano inesperadamente publicó significativos extractos del libro el sábado por la noche, días antes de que se haga público.

Las palabras del papa parecían ser un gran cambio en la actitud del Vaticano. La mayoría de los líderes de la iglesia han dicho durante décadas que el uso de condones no es parte de la solución para combatir el VIH.

El fallecido cardenal John O'Connor de Nueva York se refirió, en una conocida intervención, al uso de condones para detener la propagación del sida como "La Gran Mentira."

El papa había provocado un escándalo internacional el año pasado cuando dijo a periodistas que lo acompañaban a Africa que los condones no deben ser usados porque podrían empeorar la propagación del virus del sida.

El nuevo libro, llamado Luz del Mundo, está compuesto por las respuestas de Benedicto XVI a preguntas del periodista alemán católico, Peter Seewald, durante un mes de reuniones en la residencia papal de verano.

El papa dice que la "fijación absoluta en el preservativo implica una banalización de la sexualidad", que ya no es una expresión de amor "sino sólo una especie de droga que la gente se administra a sí misma".

Luego de que el papa menciona primero que el uso de condones podría estar justificado en ciertos casos, como el de las prostitutas, Seewald pregunta: "¿Está Ud. diciendo entonces que la iglesia católica en realidad no se opone en principio al uso de preservativos?"

El papa contesta: "Por supuesto que ella no lo considera como una solución real o moral, pero en tal o cual caso, puede haber no obstante, en la intención de reducir el riesgo de infección, un primer paso hacia una manera diferente, una manera más humana, de vivir la sexualidad".