Martes, 2 de Octubre de 2007

Los agentes que mataron a Menezes usaron tácticas "inusuales"

Agencia EFE ·02/10/2007 - 15:54h

Agencia EFE - Imagen tomada de la televisión en la que se ve al brasileño Charles de Menezes tras su asesinato en el metro de Londres el 22 de julio de 2005. EFE

Los oficiales armados que mataron a Jean Charles de Menezes habían recibido instrucciones de usar unas tácticas nuevas, mortíferas e "inusuales" para detener a un posible terrorista suicida, señaló hoy la abogada Clare Montgomery en el juicio que se sigue a Scotland Yard por la muerte del brasileño.

Menezes, de 27 años, fue acribillado a tiros el 22 de julio de 2005 en la estación de Metro de Stockwell (sur de Londres) por policías que lo confundieron con un terrorista suicida.

En la segunda sesión del juicio que se sigue a Scotland Yard por este caso, Montgomery -abogada de la acusación- indicó hoy que el equipo especial de policías armados había recibió pistolas cargadas con una munición especial capaz de causar una muerte rápida e impedir que la persona pudiera reaccionar.

Scotland Yard en su conjunto es procesada por delitos contra la ley de Seguridad e Higiene en el trabajo, de 1974, que obliga a las fuerzas del orden a velar por la integridad incluso de quienes no son sus empleados.

Según Montgomery, los agentes habían recibido instrucciones en una reunión especial, celebrada dos horas después de una operación de vigilancia -el mismo 22 de julio- en un bloque de pisos del sur de Londres, donde se creía que vivía Hussain Osman, uno de los terroristas de los atentados fallidos del 21 de julio de 2005 (21-J) contra la red de transporte de la capital británica.

Los agentes, añadió la abogada, pensaban que tenían que efectuar disparos en la cabeza de algún posible suicida.

Durante esa reunión de la Policía, se informó a los agentes de que tendrían que "usar tácticas inusuales que el departamento no había usado antes", agregó Montgomery.

Además, la abogada dijo que el líder del equipo de agentes armados, que respondía al seudónimo de "Ralph", recibió confirmación por radio de que Menezes era "definitivamente nuestro hombre", pero al final resultó ser una persona totalmente inocente.

Se espera que el juicio contra las fuerzas del orden en su conjunto dure más de cuatro semanas.

La Fiscalía británica decidió el año pasado exonerar a los agentes implicados en el suceso y procesar a toda la institución en su conjunto por delitos contra la Ley de Seguridad e Higiene.