Archivo de Público
Viernes, 19 de Noviembre de 2010

Una cirugía menos invasiva también funciona en el hígado

Reuters ·19/11/2010 - 17:25h

Por Alison McCook

A las personas operadas para extirpar tumores benignos o malignos en el hígado les va mejor cuando se utiliza una nueva cirugía con pequeñas incisiones.

Más de 24.000 estadounidenses desarrollarán cáncer hepático en el 2010 y unos 19.000 morirán, según el Instituto Nacional del Cáncer. Existen tratamientos disponibles, como la radioterapia y la quimioterapia, pero la cirugía es la opción más común.

Dos equipos intentaron comparar la funcionalidad de la laparoscopía, una cirugía cada vez más popular que se realiza con incisiones pequeñas, con la de la cirugía tradicional.

Para eso, los investigadores revisaron estudios publicados y hallaron que los pacientes tratados con cirugía laparoscópica perdieron menos sangre, necesitaron menos analgésicos y pudieron abandonar el hospital antes.

Uno de los equipos, de Canadá, halló que los pacientes tratados con cirugía laparoscópica tuvo un 60 por ciento menos posibilidad de sufrir complicaciones posquirúrgicas. Y aquellos con tumores malignos tuvieron un 36 por ciento más posibilidad de morir entre los 2 y los 5 años posteriores a la cirugía.

El segundo equipo, de la University of Pittsburgh en Pennsylvania, no halló diferencias de supervivencia con ambas cirugías. Pero las conclusiones fueron limitadas; ningún estudio revisado tenía un diseño óptimo.

Los médicos usan cirugía laparoscópica en muchos órganos, como la vesícula, el bazo y el colon. Y para el doctor Joseph Buell, de la Tulane University, estos estudios deberían ayudar a sumar otros órganos a esa lista.

"Esto es algo que funciona. Los pacientes deberían tener la opción", dijo Buell a Reuters Health.

El motivo por el que la cirugía laparoscópica beneficia a los pacientes es que es menos invasiva que la técnica tradicional, comentó el doctor David Geller, que dirigió el equipo de University of Pittsburgh.

Muchos cirujanos siguen confiando en las grandes incisiones que les permiten visualizar todo el hígado, y eso se debe a que no están entrenados en la técnica laparoscópica, opinó Geller.

Existe también la preocupación de que los médicos que usan incisiones pequeñas podrían diseminar células tumorales sin darse cuenta mientras extirpan los tumores por aberturas muy pequeñas. Pero Geller dijo que "no existe un solo informe al respecto".

Según Buell, los médicos consideran que sería más fácil controlar una hemorragia accidental con una incisión más grande, donde "todo está ahí, frente a uno".

De todos modos, esos informes, según estudios publicados y nuevos datos de unos 1.300 pacientes del centro médico de la University of Pittsburgh, demostraron que la nueva técnica reduce el riesgo de sangrado. Ambos estudios fueron publicados en Archives of Surgery.

FUENTE: Archives of Surgery, 15 de noviembre del 2010