Archivo de Público
Jueves, 18 de Noviembre de 2010

Los antibióticos serían poco beneficiosos en infecciones de oído

Reuters ·18/11/2010 - 15:14h

Por Lynne Peeples

Los beneficios del tratamiento de las infecciones de oído pediátricas con antibióticos no siempre superan los costos de los efectos adversos y de cada dólar gastado, sugiere una revisión de más de 100 estudios publicados.

Los niños de Estados Unidos reciben más antibióticos cuando tienen infecciones agudas de oído que por otras enfermedades. Eso se traduce en un gasto anual de 2.800 millones de dólares, o 350 dólares por niño, para tratar esas infecciones.

"Hallamos que los antibióticos tenían una efectividad modesta contra las infecciones de oído pediátricas y que estaban asociados con un aumento del riesgo de sufrir de efectos secundarios, como erupción y diarrea", dijo a Reuters Health la doctora Tumaini R. Coker, de la University of California en Los Angeles.

"Con un enfoque menos agresivo en la prescripción de antibióticos podría lograrse un ahorro significativo en los costos del tratamiento", agregó la experta.

Para mejorar las guías de la Academia Estadounidense de Pediatría para el tratamiento de niños con infecciones de oído, el equipo de Coker identificó 135 estudios publicados entre enero de 1999 y julio del 2010.

En general, esos estudios habían detectado una mejoría levemente superior de la infección del oído en los niños tratados con antibiótico comparado con aquellos sin tratar.

En 14 días se había recuperado el 73 por ciento de los niños tratados con antibióticos, a diferencia del 60 por ciento del grupo de control (sin terapia antibiótica).

El tratamiento inmediato con antibióticos dio mejor resultado que el tratamiento demorado, publicó el equipo en Journal of the American Medical Association. Aun así, los investigadores descubrieron que los antibióticos aumentaron del 3 al 5 por ciento la frecuencia de erupciones o diarrea.

"La cantidad de niños que se beneficiaría con los antibióticos es bastante parecida a la que sufriría efectos adversos", dijo Coker.

El equipo no contó con datos sobre los efectos del tratamiento antibiótico a largo plazo asociados con la aparición de infecciones resistentes, otra consecuencia del uso excesivo de ese tipo de fármacos.

"Los resultados sugieren que, para muchos niños, un período de observación sin el uso de antibióticos sería la mejor opción para tratar las infecciones de oído agudas", opinó Coker.

Y si el médico decide recetar un antibiótico, la autora sostuvo que la amoxicilina clásica sigue siendo "una primera elección razonable" y agregó que los antibióticos más nuevos y costosos no demostraron poder superarla.

FUENTE: Journal of the American Medical Association, online 16 de noviembre del 2010