Archivo de Público
Jueves, 18 de Noviembre de 2010

Rabat logra que la UE aplace su condena sobre el Sáhara

Socialistas y populares bloquean por sorpresa el voto de una resolución en la Eurocámara

DANIEL BASTEIRO ·18/11/2010 - 21:53h

Una ofensiva diplomática de altos cargos del Gobierno marroquí consiguió ayer evitar una condena del Parlamento Europeo al desmantelamiento del campamento de El Aaiún. Un acuerdo entre el grupo popular y el socialista obligó a la institución a retirar del orden del día la votación de una resolución, que estaba prevista para el pleno de la semana que viene.

Se esperaba que el texto fuese muy crítico con la intervención de las fuerzas de seguridad marroquíes, el bloqueo a la prensa y la prohibición de entrada a responsables políticos europeos. Pero el ministro de Exteriores marroquí, Taib Fassi Fihri, se presentó en Bruselas con una montaña de documentos y vídeos para defender su versión de los hechos.

En una reunión con el jefe de los socialistas españoles, Juan Fernando López Aguilar, se ofreció a comparecer en una comisión parlamentaria la semana que viene. Fassi Fihri también se entrevistó con el presidente del grupo popular, Joseph Daul. Secundado por los socialistas, Daul propuso escuchar la versión de Marruecos y posponer, al menos hasta el mes que viene, una resolución sometida a votación.

A falta de posición clara, la Eurocámara celebrará dos debates: uno con representantes de Rabat en la comisión parlamentaria, que todavía no está cerrado, y otro en la sesión plenaria, en el que está citada la Alta Representante para la Política Exterior, Catherine Ashton.

Las delegaciones españolas de todos los grupos salvo el socialista lamentaron, al ser consultadas por este periódico, que Marruecos impida de nuevo un pronunciamiento de la Eurocámara, algo que ya ocurrió en diciembre pasado con una resolución sobre Aminatou Haidar. "Es intolerable, no tenemos por qué ceder ante las presiones de ningún país, y menos de fuera de la Unión Europea", aseguró el popular Santiago Fisas, que denunció que el presidente de su partido a nivel europeo desoyó a los órganos de decisión internos.

"Marruecos marca la agenda", en opinión de Willy Meyer (IU), quien lamenta que la UE esté ausente "cuando más se la necesita" por "el triunfo del lobby marroquí". Meyer pidió en una carta que, si Rabat acude finalmente a Estrasburgo, también lo haga un representante del Frente Polisario.

Por su parte, Izaskun Bilbao (PNV), lamentó que socialistas y populares tengan "un doble rasero a la hora de enfrentarse a las vulneraciones de los derechos humanos", ya se trate de Marruecos, China, Cuba o Israel.

Argumentos marroquíes

Toda la presión del jefe de la diplomacia marroquí se basó en dos grandes argumentos: que Marruecos va a esclarecer lo sucedido a través de una comisión de investigación y que la injerencia externa puede poner en peligro las negociaciones de la ONU sobre el Sáhara.

Para López Aguilar, que además preside la comisión parlamentaria de Libertades Civiles, "no es decisivo cuándo se vote la resolución, sino que se vote", y recordó que los socialistas españoles y europeos critican "la falta de transparencia" y "que se haya impedido la entrada de periodistas y diputados". "Marruecos sabe que su gestión de la crisis está haciendo que su crédito ante la opinión pública se deteriore", aseguró, pero respaldó el aplazamiento de la resolución para que "Marruecos pueda dar su punto de vista".

Por su parte, los ministros de Exteriores de los 27, que se reúnen el lunes en Bruselas, no tienen previsto tratar el tema, según anunció una portavoz de la Alta Representante.