Martes, 8 de Enero de 2008

La salud del ex presidente Suharto empeora tras sufrir una hemorragia interna

Sufre complicaciones respiratorias y se le ha detectado sangre en la orina y las heces

EFE ·08/01/2008 - 12:26h

EFE - La hija del ex presidente indonesio Suharto, SIti Hardiyanti Rukmana, acompaña a su padre tras someterse a unas pruebas médicas en el hospital Pertamina de Yakarta, el martes 8 de enero.

El estado de salud del ex presidente indonesio Suharto (1967-1998) empeoró hoy, tras sufrir una hemorragia interna, y sus médicos cancelaron todas las visitas al paciente, indicaron fuentes del Hospital Pertamina de Yakarta.

El jefe del equipo médico que trata al ex mandatario, Mardjo Soebiandono, explicó en una rueda de prensa que han detectado un aumento de líquido en los pulmones de Suharto, lo que le causa complicaciones respiratorias y la presencia de sangre en la orina y las heces, lo que ha originado un descenso del nivel de hemoglobina.

"El estado de Pak (padre) Harto ha empeorado hoy. Necesita un tratamiento más intensivo y mayor vigilancia. Por ello, se han suspendido las visitas personales temporalmente", anunció el doctor, según la agencia de noticias Antara.

Acostumbrado a los hospitales 

Suharto, de 86 años, fue ingresado de urgencia el viernes pasado en el Hospital Pertamina con anemia, edema, hipotensión y otros problemas menores.

Se le aplicó una diálisis al poco de ingresar y el equipo de más de cuarenta especialistas que le cuida se centró en controlar la presión sanguínea y aumentar el número de hemoglobina en su sangre, lo que permitió que comenzara a notarse una mejoría el domingo pasado.

No es la primera vez que el ex presidente ingresa de urgencia a Pertamina, pues en los últimos años ha tenido problemas con una hemorragia intestinal recurrente y ataques de apoplejía.

Suharto, que encabeza las listas de dirigentes más corruptos del Banco Mundial (BM) y de la organización Transparency International, ha logrado eludir hasta la fecha todos los intentos de juzgarle gracias a sus abogados y a su "delicado" estado de salud.

En la actualidad afronta una acusación, presentada el pasado mes de julio por la Fiscalía, de uso indebido de fondos de una fundación de educación que presidió en compañías de su familia y amigos, por el que se exige la devolución de unos 440 millones de dólares y una indemnización de otros 1.100 millones de dólares.