Archivo de Público
Miércoles, 17 de Noviembre de 2010

Cirugía plástica nasal digitalizada ayuda a médicos y pacientes

Reuters ·17/11/2010 - 16:23h

Por Alison McCook

Un software que le permite a los cirujanos plásticos "darle forma" a la cara de sus pacientes en fotografías permite predecir con precisión razonable cómo lucirá finalmente una cirugía de nariz (rinoplastia), según un estudio sobre 38 pacientes.

Los participantes satisfechos con los resultados eran los que habían visto imágenes prequirúrgicas de cómo quedaría su nariz, según la calificación de un panel de cirujanos. Además, eso permite identificar expectativas quirúrgicas irreales, según el doctor Andrew S. Frankel, que utiliza el sistema.

"Como cirujano, realmente me ayuda a evitar problemas más adelante", dijo. Por ejemplo, si le muestra a un paciente una imagen de su cara con una nariz más pequeña y dice que es demasiado grande, sabe que es posible que no quede satisfecho con la cirugía.

Lo ayuda también a "planificar las operaciones", agregó Frankel, cirujano de la Clínica Lasky de Beverly Hills.

Los cambios estéticos son "muy subjetivos", de modo que lo que describe un paciente sería muy distinto a lo que imagina, y tener una fotografía hace que médico y paciente hablen el mismo idioma.

Muchos cirujanos plásticos están usando la tecnología de morfología por imágenes, que les permite corregir las fotografías de sus pacientes para estimar su apariencia posquirúrgica. El software de United Imaging Inc. utilizado en el estudio le cuesta a los médicos unos 4.000 dólares.

El equipo de Frankel comparó las imágenes digitales de 38 pacientes con fotos tomadas seis meses antes de la rinoplastia. Luego, un panel de cirujanos y otro de no cirujanos calificaron la similitud entre las imágenes del antes y el después de la intervención.

El panel de expertos asignó 3,1 puntos o "moderadamente preciso" (5 significaba idéntico). El otro panel calificó la similitud con 3,6 puntos, publica el equipo en Archives of Facial Plastic Surgery.

Once de los 38 pacientes respondieron encuestas y nueve dijeron que recomendarían el proceso computarizado a quien quiera hacerse una rinoplastia. En general, los participantes consideraron útiles las imágenes.

Desafortunadamente, comentó Frankel, existen médicos que usan las imágenes para promocionar la cirugía y prometer resultados físicamente imposibles. Es importante también que sólo los cirujanos manipulen las imágenes porque pueden examinar al paciente y determinar qué cambios son posibles.

Frankel explicó que no utiliza el sistema para el lifting facial o de párpados porque esos cambios bidimensionales se pueden visualizar sin manipular imágenes. Pero sí lo aplica a las rinoplastias y no le cobra a los pacientes una tarifa adicional por el servicio.

"Toda tecnología que mejore la posibilidad de lograr un paciente feliz es un avance importante", señaló.

Rui Xavier, que realiza rinoplastias en un hospital privado de Oporto, en Portugal, y que no participó del estudio, dijo a Reuters Health que él no manipula las imágenes de sus pacientes antes de la rinoplastia. Eso "tiende a alentarlos porque ven la mejoría del aspecto estético de sus narices", indicó.

Pero la técnica también puede ser "peligrosa si los resultados no coinciden por completo", agregó. Y con la respuesta de sólo 11 de 38 pacientes, a pesar de las respuestas positivas generalizadas, "no se pueden sacar conclusiones de la encuesta", opinó Xavier.

FUENTE: Archives of Facial Plastic Surgery, noviembre/diciembre del 2010