Archivo de Público
Martes, 16 de Noviembre de 2010

Suu Kyi, dispuesta a "luchar" para resucitar a la LND en Birmania

EFE ·16/11/2010 - 11:57h

EFE - La líder opositora birmana y Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi (c) recibe un ramo de rosas tras salir de la corte, después de hacer una declaración jurada que permita volver a legalizar su partido, la Liga Nacional por la Democracia (NLD), en Rangún, Birmania, hoy, martes 16 de noviembre de 2010.

La líder opositora birmana Aung San Suu Kyi está "lista para luchar" por devolver a la legalidad a su partido, la Liga Nacional por la Democracia (LND), pese a que éste fue disuelto cuando decidió no presentarse a las elecciones.

El abogado de Suu Kyi y portavoz de la LND, Nyan Win, anunció hoy que su recién liberada cliente presentó esta mañana ante el Tribunal Supremo un recurso contra la disolución de la formación, según los medios de la disidencia.

La activista "está dispuesta a luchar por la existencia del partido. Continuará el proceso legal hasta el final", añadió el letrado.

Se trata de la segunda apelación pendiente, pues los abogados de la Nobel de la Paz ya remitieron a principios de octubre otro escrito ante la misma corte cuestionando la orden de disolución de la LND.

El primer recurso fue admitido a trámite y la primera vista se celebrará el jueves en la nueva capital birmana de Naypidaw, al norte de Rangún.

Nyan Win aseguró que Suu Kyi no viajará a la ciudad para presenciar el fallo.

Después de su liberación el sábado, la líder opositora comenzó a trabajar ayer lunes para devolver la legalidad a la LND y seguir promoviendo las reformas políticas en Birmania, que se halla bajo una dictadura militar desde 1962.

El partido fue disuelto el pasado mayo cuando pidió el boicot y no se registró para las elecciones del 7 de noviembre, en las que se han atribuido la victoria las formaciones afines a los militares.

Suu Kyi y la LND rechazaron los comicios porque consideraban que estaban diseñadas para perpetuar en el poder a los generales, que han mantuvieron a la líder de la oposición encerrada en su casa durante siete años y medio.

Las normas electorales prohibían la participación de cualquier persona convicta, incluidos los 2.100 prisioneros políticos, y vetaba a Suu Kyi porque estuvo casada con un extranjero.