Archivo de Público
Lunes, 15 de Noviembre de 2010

Los lazos familiares juegan rol clave en la fibrilación atrial

Reuters ·15/11/2010 - 14:10h

Por Julie Steenhuysen

Las personas que tienen un pariente cercano con fibrilación atrial son un 40 por ciento más propensas a desarrollar la condición cardíaca, informaron investigadores de Estados Unidos.

El hallazgo fue aún más fuerte en las personas cuyos familiares desarrollaron el problema de arritmia a edad más joven, antes de los 65 años.

"Hubo un riesgo tres veces mayor", dijo la doctora Emelia Benjamin, de la Escuela de Medicina de la Boston University, quien trabajó en el estudio que se publicará en Journal of the American Medical Association.

La investigación fue publicada antes en internet, para que coincida con un encuentro de la Asociación Estadounidense del Corazón.

"Cuando las personas son más jóvenes y contraen (la enfermedad) muchas veces no tienen otros factores de riesgo", señaló Benjamin.

El hallazgo facilitaría la predicción de quiénes desarrollarán fibrilación atrial (FA), una arritmia cardíaca que aumenta el riesgo de accidente cerebrovascular (ACV), indicó el doctor Steven Lubitz, del Hospital General de Massachusetts durante el encuentro.

Los médicos saben desde hace tiempo que la FA puede ser hereditaria, pero se desconocía cuánto podía afectar esto las posibilidades de una persona de padecer la condición.

Se trata de una dolencia por la cual el corazón late de manera irregular en la que las cámaras cardíacas superiores, o aurículas, se agitan en lugar de latir eficientemente, lo que genera acumulación sanguínea.

Esto puede llevar a la formación de coágulos que se trasladen al cerebro y provoquen un ACV. Alrededor de un 15 por ciento de los ACV son causados por fibrilación atrial.

El estudio incluyó a más de 4.000 personas. Lubitz y sus colegas sospechaban que tener antecedentes familiares de FA sería un buen vaticinador del riesgo de una persona.

Los participantes no tenían fibrilación atrial cuando comenzó la investigación y cada uno tenía al menos un pariente en el estudio.

El equipo halló que la FA ocurrió con casi un 40 por ciento más de frecuencia entre las personas que tenían un familiar con la condición que entre aquellas sin parientes con fibrilación atrial, a pesar de tener en cuenta otros factores de riesgo.

"Creo que es otra muestra de que saber la historia familiar puede ser útil para evaluar el propio riesgo de varias condiciones", dijo Benjamin.