Martes, 8 de Enero de 2008

La Audiencia Nacional revisa el archivo de la investigación sobre la contratación del Yak-42

EFE ·08/01/2008 - 08:15h

EFE - Fotografía de archivo que muestra el lugar del accidente del avión Yakovlev 42.

La sección cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional revisa hoy la decisión del juez Fernando Grande-Marlaska de archivar la parte de la investigación sobre el accidente del Yak-42 -en el que fallecieron 62 militares en Turquía el 26 de mayo de 2003- relativa a la contratación del avión.

La Audiencia Nacional estudiará hoy en una vista los recursos de apelación que interpusieron familiares de los militares fallecidos contra el auto en el que el juez sobreseyó el pasado 1 de junio esta parte del procedimiento ante "la ausencia de indicio racional de criminalidad alguno por parte de funcionario español".

A este archivo se sumó después el que acordó Grande-Marlaska en noviembre respecto a la investigación sobre las irregularidades en la identificación de 30 de los 62 cadáveres, dando así carpetazo a la causa en su totalidad, decisión que también ha sido recurrida por los familiares y por la Fiscalía, aunque aún no hay señalamiento para la vista de estos recursos.

Respecto al archivo de la investigación sobre la contratación del avión, que se hizo a través de una agencia de la OTAN llamada NAMSA que luego subcontrató el transporte a la compañía ucraniana Um Air, los familiares consideran en sus recursos que el juez cerró "sorpresiva y precipitadamente una instrucción todavía limitada e incompleta, cegando todas las posibles vías y diligencias pendientes de practicar".

La Fiscalía por su parte no recurrió el archivo de esta parte del procedimiento, aunque, según fuentes fiscales, el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, podría solicitar al tribunal en la vista que ordene a Grande-Marlaska la práctica de una serie de pruebas que fueron solicitadas durante la instrucción y que no se llegaron a completar.

Grande-Marlaska sobreseyó esta parte del procedimiento asegurando que el avión era "apto para volar" y atribuyendo el siniestro a la "falta de preparación" de la tripulación, que también falleció en el accidente.

Según el juez, el mismo sistema de contratación que se aplicó con el Yak-42 es utilizado por muchos países y "podrá ser discutido en mayor o menor medida (...), pero nunca valorado de arbitrario".