Archivo de Público
Viernes, 12 de Noviembre de 2010

Estudio de riesgo suicidio por acné genera debate sobre fármacos

Reuters ·12/11/2010 - 14:56h

Por Kate Kelland

Las personas con acné severo corren más riesgo de intentar suicidarse, dijeron científicos el viernes en un estudio que aviva el debate sobre si los medicamentos contra la enfermedad cutánea generan pensamientos suicidas.

Expertos suecos hallaron que los pacientes tenían un riesgo adicional de suicidio hasta un año después del tratamiento con isotretinoína, la versión genérica de Accutane de Roche, que suele prescribirse para el acné severo.

"La interpretación más probable es que el acné severo subyacente sea la mejor explicación del aumento del riesgo", indicó el equipo, aunque no pudo descartar que se trate de una "consecuencia de la exposición al fármaco".

Accutane, que el laboratorio suizo Roche dijo el año pasado que dejaría de vender por la competencia de genéricos, ha tenido una controvertida historia desde su lanzamiento en 1982.

Si bien es muy poderoso para eliminar el acné, el medicamento se ha relacionado con defectos congénitos si se consume durante el embarazo y también se sospechó de que pueda causar efectos mentales colaterales, aunque Roche se defendió vigorosamente de acusaciones al respecto.

Actualmente, el medicamento está disponible como el genérico isotretinoína y es comercializado por laboratorios como Mylan, Ranbaxy y Teva Pharmaceutical Industries.

El acné es una condición cutánea expandida que padece hasta el 80 por ciento de los adolescentes. Aunque la mayoría de los casos son leves, los más graves pueden llegar a desfigurar al paciente, lo que se convierte en un problema sensible para este grupo social, muy pendiente del cuerpo y el aspecto físico.

Los médicos consideran que la isotretinoína es efectiva en pacientes con acné severo, pero también indican que hay informes que relacionan al fármaco con la depresión y las conductas suicidas. Estudios científicos han obtenido resultados contradictorios.

¿CURSO NATURAL DE LA ENFERMEDAD?

Más allá de los antecedentes, Anders Sundstrom y un equipo del Instituto Karolinska en Suecia investigaron los intentos de suicidio antes, durante y después del tratamiento con isotretinoína para el acné severo.

Los investigadores evaluaron datos de 5.756 personas que habían recibido isotretinoína entre 1980 y 1989 y lo relacionaron con registros de ingresos hospitalarios y causas de muerte de entre 1980 y el 2001.

Los resultados, publicados en British Medical Journal, hallaron que 128 pacientes ingresaron al hospital después de un intento de suicidio.

El estudio también reveló que la cantidad de intentos de suicidio creció entre uno y tres años antes de empezar a tomar la isotretinoína. Los riesgos fueron mayores dentro de los seis meses de terminar el tratamiento.

El equipo de Sundstrom dijo que era imposible decir con certeza si el aumento del riesgo de suicidio se debía "al curso natural del acné severo o a los efectos negativos del tratamiento".