Lunes, 7 de Enero de 2008

Mister INCREÍBLE

El portero madridista sigue agrandando su leyenda

PEPE GARCÍA CARPINTERO ·07/01/2008 - 22:22h

Iker Casillas. ÁNGEL MARTÍNEZ

Hace unos años, un chaval de Móstoles acudía todas las semanas al Bernabéu para no perderse ni un partido de la Quinta del Buitre. Al contrario de otros chavales de su edad, él no endiosaba a Butragueño, Martín Vázquez, Míchel y compañía, tenía claro que Buyo era su referencia. Soñaba todos los días en imitar sus paradas, su velocidad de reacción, su saque a bote pronto... Soñaba con ponerse alguna vez los guantes y saltar al Santiago Bernabéu para rememorar las paradas de su ídolo. El domingo, ese chaval de Móstoles era despedido en pie por el Bernabéu, sus compañeros no paraban de abrazarle y besarle, hasta los rivales se tuvieron que rendir ante su actuación. Y es que Casillas ya no es un portero cualquiera. Ha cruzado la frontera que divide a futbolistas entre buenos y mitos. Ahora Iker es un superhéroe. Aquel que tanto soñó cuando veía a Buyo en la grada del Bernabéu.

Precisamente Buyo, su ídolo, sonreía ayer cuando escuchaba los sueños de Casillas en aquella época. "Qué voy a decir yo ahora, él es el mejor", afirmaba el gallego, que no tiene ninguna duda de que Iker es el portero más decisivo del mundo: "La verdad es que todas sus actuaciones son decisivas. Es de lo mejor que hay en el fútbol y lo que más enorgullece es que un chaval de la cantera se haya asentado en la portería del Real Madrid y la Selección y sea un referente para el mundo del fútbol".Lo diferente, en el caso de Casillas, es su insultante normalidad. Sigue siendo aquel joven que con quince años le sacaron del instituto para volar deprisa y corriendo a Noruega con el primer equipo. "Mi meta es aprender día a día hasta los 25 años", dijo en aquel momento.

El fútbol, en sus manos

Ahora, con 26, se ha cumplido su perspectiva, aunque desde hace tiempo es algo más que el guardián del arco del Bernabéu. Entrenadores, jugadores y, sobre todo, porteros no dudan en reconocer que Casillas es el mejor portero del mundo. Ramallets, un mito barcelonista de los años 50 que durante años fue también un símbolo en la portería, también le otorga el cetro mundial de los arqueros. "Casillas es un portero sensacional. Vive en un estado de gracia permanente, sus paradas son increíbles", afirmó ayer en Radio Marca el octogenario guardameta.

Ídolo hasta en Barcelona

Pero lo que realmente da a un jugador ese áurea de superhéroe es cuando desde el eterno rival se reconoce que Casillas es algo más que un portero. Que muchos desearían que fuese su portero y no el del Madrid. Ya pasó cuando el Bernabéu se puso en pie para encumbrar a Ronaldinho, el mismo gesto que veinte años atrás tuvieron con Maradona o cuando Laudrup realizaba una de sus fintas con una u otra camiseta. Y es que Casillas ha pasado al pabellón de héroes y ha conseguido algo al alcance de muy pocos: recibir elogios desde el eterno rival. Ayer, era Márquez el que lanzaba halagos hacia el portero del Real Madrid: "Casillas es uno de los tres mejores porteros del mundo. El Madrid tiene un seguro con él".


Zurdo de pie, diestro de mano


La llegada de Casillas hasta la cúspide de la mitología madridista no ha sido fácil. Ha pasado por la dureza de ser cuestionado injustamente por alguno de sus entrenadores, sobre todo Capello, y ha tenido que sobreponerse hace ya algún tiempo a los gustos de anteriores directivas que veían a Buffon el portero ideal.

Iker luchó, siempre al lado de Manolo Amiero, hasta que Del Bosque fue apartado del Real Madrid, para mejorar día tras días y que nadie pudiera ponerle en duda. Entre las curiosidades figura su ambigüedad en las extremidades. Iker es diestro de manos, pero zurdo para jugar el balón. Y poco a poco ha ido completando el círculo en aquellas cosas que le costaban mucho más (balones aéreos, salidas...).

Paradas de película

Diez años al máximo nivel le hace ser uno de los pesos pesados del vestuario madridista, donde se ha ganado el respeto y nunca se ha oído a un compañero decir una cosa en contra suya. "Sus paradas son increíbles, nunca había visto antes una cosa igual", afirmaba Van Nistelrooy. Casillas destaca por su enorme velocidad de reacción, por su colocación y elasticidad, en definitiva, "es el jugador más decisivo de la Liga", concluía Víctor Fernández.

Récord de imbatibilidad

Además, se da la circunstancia que Casillas ha conseguido superar su propio récord de imbatibilidad. Nunca hasta la fecha había estado cuatro encuentros sin encajar un gol y suma 370 minutos. Pero él a lo suyo, discreto y humilde: "Estoy contento porque hemos dejado la portería a cero. Aparte de los elogios, estoy contento por sacar adelante un partido difícil"