Lunes, 7 de Enero de 2008

Españoles en el ejército del Papa

Los jesuitas eligen a su nuevo superior en Roma. Un total de 28 españoles tienen voz y voto en el proceso

MIGUEL ÁNGEL MARFULL ·07/01/2008 - 22:16h

Un total de 28 jesuitas españoles están llamados a decidir el futuro inmediato de la Compañía de Jesús, cuya cúpula se reúne esta semana en Roma para elegir al sucesor de su prepósito general —nombre que recibe el superior de la orden— el holandés Peter-Hans Kolvenvach, que formalizó ayer  su renuncia.

La despedida de Kolvenvach abrió el 35 Capítulo General de la congregación, asamblea que se erige como órgano máximo de gobierno de los jesuitas. De la importancia del evento da cuenta un solo dato: en los cinco siglos de historia que tiene la orden, sólo se ha celebrado un encuentro de este carácter en 35 ocasiones.

Educación de élite

En este cónclave participan 225 jesuitas procedentes de todo el mundo. La Compañía de Jesús es una orden religiosa de la Iglesia católica, que fue fundada por San Ignacio de Loyola en 1540. Convertidos por la historia en una auténtica milicia al ser. Es la primera orden religiosa masculina mundial en cuanto a número de miembros. Está extendida por 127 países y cuenta con 19.564 miembros. Un total de 1.534 viven en España, dedicados, en su mayor parte, a la enseñanza de élite, y la atención social, especialmente orientada hacia el colectivo inmigrante.

La Compañía de Jesús distribuye su organización territorial en las llamadas “provincias”. En España hay cinco, que comprenden, cada una, a varias comunidades autónomas.

Teología de la Liberación

Una de ellas, la de Castilla, es la segunda más numerosa del mundo. La influencia de los jesuitas en España es muy notable, no sólo porque su fundador fuera guipuzcoano, sino porque buena parte de la historia de la orden, tanto la oficial como la oculta, se ha forjado en castellano, especialmente en América Latina.

El nuevo continente fue el escenario en el que surgió la Teología de la Liberación. Iglesia cercana a las nuevas pobrezas en la que el pensamiento jesuita sirvió de apoyo. Por esta razón, Juan Pablo II desplazó en sus afectos a la Compañía de Jesús, en favor de la iglesia más conservadora encarnada por nuevos movimientos como el Camino Neocatecumenal o el Opus Dei. El nuevo Papa, Benedicto XVI mantiene, sin embargo, una línea de no beligerancia con la orden. Algunos gestos hablan, incluso, de acercamiento. Un jesuita es ahora el portavoz del Vaticano en sustitución de Navarro-Valls, miembro del Opus Dei.

Nuevas relaciones

Otro jesuita, el portavoz de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, ha sido nombrado recientemente obispo auxiliar. Es el primer miembro de la orden que alcanza ese reconocimiento en España. La mano dura del Vaticano con la Compañía de Jesús se ha suavizado.
Un portavoz jesuita ha calificado recientemente las relaciones entre la orden y Roma con tres adjetivos: “cordial, cercana y fluida”.