Lunes, 7 de Enero de 2008

El Alamo de Hillary Clinton

La senadora corre el riesgo de enterrar sus aspiraciones en las primarias de New Hampshire

I.S.U ·07/01/2008 - 20:34h

Clinton saluda a sus partidarios en un mitin de New Hampshire. AP

Hillary Clinton se enfrenta dentro de unas horas al momento más decisivo de su carrera política. Sus esperanzas de convertirse algún día en la primera mujer que preside EEUU corren el riesgo de quedar heridas de muerte si sufre una segunda derrota consecutiva ante Barack Obama. Y eso es precisamente lo que anuncia la mayoría de los sondeos.
Las primarias que se celebran hoy en el Estado de New Hampshire sirvieron para mantener viva la campaña de Bill Clinton en 1992 con un trabajado segundo puesto. Esta vez, esa misma posición no será suficiente para su mujer si además la diferencia es amplia.

Hasta cinco encuestas diferentes concedieron ayer a Obama una ventaja de diez o más puntos sobre Clinton. La de Reuters da un 39% a Obama y un 29% a la senadora (con un 19% para John Edwards). Los números se repiten en la anunciada por CNN. En la de Gallup para el diario  USAToday, un 41% está con Obama y un 28% con Clinton. Los responsables de estos cálculos dicen que es ahora cuando Obama está rentabilizando el resultado de los caucus de Iowa. Los ganadores siempre lo tienen más fácil.

No se rendirá

La presión sobre la esposa de Bill Clinton es tal que ha tenido que advertir de que no tirará la toalla ni siquiera en casode una derrota en New Hampshire. "No importa lo que ocurra mañana, seguiremos", dijo en una entrevista en un programa de la CBS. "Y vamos a seguir hasta el final de este proceso el 5 de febrero. Siempre supe que iban a ser unas elecciones duras y difíciles, y estoy lista para afrontarlo".

Las primarias no concluyen el 5 de febrero, pero es entonces cuando se celebran de forma simultánea en 25 estados, incluidos algunos tan importantes como California, Nueva York, Illinois y Georgia. A Clinton le quedan aún 50 millones de dólares por gastar en su campaña, lo que será especialmente importante en el supermartes del 5 de febrero. Al igual que en el caso de Iowa, a Obama no le afecta el hecho de que New Hampshire sólo cuente con un ínfimo porcentaje de población negra, en este caso un 0,7%. Su mensaje de cambio ha superado cualquier barrera ideológica y racial que pudiera suponerle un obstáculo en la carrera.

La letra pequeña de los sondeos tampoco es alentadora para los intereses de Clinton. La tendencia de los votantes en favor del senador de Illinois se hizo aún más pronunciada después del debate de los candidatos del pasado sábado, según John Zogby, director de la encuesta difundida porla agencia Reuters.

Una palabra muy disputada

Clinton cuestionó entonces sin gran éxito la experiencia de Obama para cumplir sus promesas de cambio. "Es casi una secuela de Iowa", explicó Zogby. "En los días anteriores a Iowa, comenzó una pérdida de apoyos para Clinton entre las mujeres y los sectores más progresistas, y ahora estamos viendo la misma tendencia". Ni siquiera engancharse al tren del cambio le ha servido de mucho.

Clinton está empeñada en contar a los votantes que donde otros plantean promesas, ella presenta una realidad contrastada por sus 35 años de experiencia. En sus propias palabras, ella ya ha protagonizado muchos cambios en ese largo periodo de trayectoria pública. De hecho, en el debate del sábado, Hillary pronunció 23 veces la palabra "cambio". Edwards se fue hasta las 14 y Obama se quedó en 12. El electorado no se ha mostrado muy impresionado con su ofensiva.

Parece que en todos los ámbitos, Obama da una imagen más moderna e inspiradora que la de Clinton, una habitual en los medios de comunicación de EEUU desde hace 15 años. A cada uno de los candidatos le han preguntado por sus programas favoritos de televisión. Barack Obama citó la serie The Wire, mientras que la senadora de Nueva York optó por la más convencional Anatomía de Grey.

Noticias Relacionadas