Lunes, 7 de Enero de 2008

La sequía se ensaña con la Costa del Sol

ÁLVARO LÓPEZ MILLÁN ·07/01/2008 - 20:41h

Llueve pero no lo suficiente. Las provincias andaluzas del litoral mediterráneo siguen con los embalses en peor situación que el año pasado por estas mismas fechas. Especialmente delicado es el caso de Málaga que se prepara para vivir su tercer año con un decreto de sequía vigente y que afronta 2008 con 50 hectómetros cúbicos menos de agua que hace doce meses. Por el contrario, Almería, pese a no tener apenas agua en sus en sus pantanos, sigue bebiendo de la desalación. Granada y Cádiz, mientras tanto, entran con más tranquilidad en el invierno gracias a que sus reservas son más que suficientes, al igual que ocurre en las provincias de las cuencas Atlántica y del Guadalquivir.  

Y es que las características geográficas de Andalucía hacen que en los 400 kilómetros que separan Algeciras del extremo este de la comunidad se den situaciones climáticas muy distintas. Así, se pasa de los más de 1.500 litros por metro cuadrado de precipitación anuales de la sierra gaditana a los menos de 200 que se recogen de media en localidades como Níjar y Tabernas, en Almería

Y en medio la Costa del Sol y la comarca del Guadalhorce. Los municipios de esta última zona, además de Málaga capital, están afectados por severas medidas restrictivas de agua. Son los únicos en los que la administración autonómica ha impuesto limitaciones, y de momento estas van a continuar salvo que llueva de forma excepcional antes del verano.

El embalse de La Viñuela, que suministró agua a la capital costasoleña antes de acometer las obras de emergencia, ha perdido en un año casi la mitad del líquido que almacenaba. Además ha visto cómo las precipitaciones en su zona de influencia se han reducido en un 40% en el presente ejercicio hidrológico. No obstante desde hace meses el abastecimiento a la urbe más importante del litoral andaluz llega de otras fuentes, como son de los pozos subterráneos que han sido recuperados, desde la Costa del Sol occidental y de los pantanos del Sistema del Guadalhorce. Estos últimos han conseguido mejorar sus reservas en algo más de dos hectómetros cúbicos con respecto a 2007. La Cuenca Mediterránea Andaluza intenta preservar el agua que allí se embalsa para permitir el suministro a los más de 600.000 habitantes de Málaga y su área metropolitana durante los meses de verano. Con estas cifras, el director general de este organismo, Antonio Rodríguez Leal, asegura que se podría afrontar otro año más de escasez hídrica sin demasiados problemas.