Lunes, 7 de Enero de 2008

Israel mantiene en secreto datos reveladores de los asentamientos

El Gobierno de Olmert se niega a entregar a un tribunal un informe militar sobre sus colonias en territorio palestino

EUGENIO GARCÍA GASCÓN ·07/01/2008 - 20:22h

Soldados israelíes vigilan a palestinos detenidos el domingo en una operación en el sur de Gaza. AP

El Gobierno de Israel tiene en su poder datos sobre los asentamientos judíos en los territorios ocupados que ha clasificado como "secretos" y que se niega a facilitar para no crearse "problemas" con la comunidad internacional.

Así se lo ha hecho saber el Ministerio de Defensa, cuyo titular es el laborista Ehud Barak, a un tribunal después de que éste pidiera información al Gobierno sobre el llamado informe Spiegel, un documento que las autoridades no quieren hacer público bajo ninguna circunstancia.

Coincidiendo con la visita a Israel del presidente norteamericano, George Bush, a partir de mañana, el informe ha cobrado notoriedad. Bush y su secretaria de Estado, Condoleezza Rice, han reiterado en multitud de ocasiones que la construcción israelí en Cisjordania, incluida Jerusalén Este, debe detenerse inmediatamente.Sin embargo, aquí nadie cree que eso vaya a ocurrir en un momento en que los israelíes están construyendo a destajo en los territorios ocupados. Como mucho, es posible que Bush reitere su petición aunque sea simplemente para que sus socios europeos sigan callados mientras Israel vulnera la legislación internacional.

Consentimiento del Ejército

El informe Spiegel, cuya existencia se conoció en octubre de 2006, es una base de datos donde se registra cualquier movimiento en los asentamientos judíos, así como en las llamadas colonias "salvajes" que los colonos levantan sin la autorización del Ejecutivo aunque con su consentimiento tácito.El informe debe su nombre al general Baruj Spiegel, quien en 2006 era asesor especial del ministro de Defensa. Desde entonces el Ejército ha trabajado como una hormiguita juntando datos de aquí y allá sobre las colonias pero el contenido del informe nunca ha trascendido a la opinión pública.

Según el diario Haaretz, el informe revela una enorme actividad de obras no sólo en las colonias "salvajes" sino en los asentamientos más antiguos y en zonas donde el Gobierno israelí ha asegurado que no está construyendo.

El general Spiegel y sus sucesores han obtenido la información de la llamada Administración Civil -que pese a su nombre es militar- y de fotografías aéreas que se han realizado en los últimos años a lo largo y ancho de Cisjordania. El Ministerio de Defensa inició la recopilación de información después de que el Gobierno se diera cuenta de que cuando hablaba con representantes de Estados Unidos, éstos le presentaban datos que el propio Gobierno israelí desconocía.

Incluso las publicaciones de la organización pacifista no gubernamental Paz Ahora son más precisas que los datos que distribuye habitualmente el Gobierno sobre las obras en las colonias judías. Una gran parte de las obras se ha realizado sobre tierras que pertenecen a particulares palestinos mientras que el resto es tierra comunal palestina.Según el citado rotativo, en muchos casos el Gobierno ha preferido mirar hacia otro lado deliberadamente aunque sabía que en algunos asentamientos se estaba construyendo sin los permisos necesarios que otorga el Ejército.

Un informe explosivo

Fuentes militares han calificado de "explosivo" el contenido del informe Spiegel desde el punto de vista de la seguridad y de las relaciones exteriores de Israel. Actualmente, un tribunal de Tel Aviv está estudiando el caso y debe decidir si permite la difusión pública del informe, algo que el Ministerio de Defensa trata de evitar por todos los medios. En medios políticos hebreos se comenta que el primer ministro, Ehud Olmert, se comprometerá esta semana ante Bush a desmantelar las colonias "salvajes" que hay en los territorios ocupados y que ya superan el centenar.

Si esto ocurre será la enésima vez que un primer ministro israelí promete desmantelar estas colonias. El propio Olmert ya lo ha hecho en varias ocasiones sin que luego haya tomado las medidas pertinentes.

Pero nadie debe creer que con la visita de Bush se va a extinguir el problema de las colonias. Las obras en muchas de ellas siguen a buen ritmo y en el área de Jerusalén se construye más que nunca.

Mientras tanto, los preparativos para la visita de tres días que Bush realizará a Israel y a Ramala continúan sin descanso. 10.500 policías se desplegarán por Jerusalén y la circulación de vehículos se prohibirá en la zona del hotel King David, donde se alojará el mandatario y toda la delegación norteamericana. Las paredes de la ciudad santa se han limpiado de grafitis y se han colocado centenares de banderas de Israel y Estados Unidos por todas las calles que recorrerá la comitiva. Bush se desplazará del aeropuerto de Tel Aviv a Jerusalén en un helicóptero para evitar el colapso de la autovía que une a estas dos ciudades.La iluminación de la Ciudad Vieja se mantendrá dos horas adicionales, hasta pasada la medianoche, para que Bush la vea desde el hotel y por si el presidente desea pasear por sus calles desiertas.