Lunes, 7 de Enero de 2008

«Llegaba al rodaje, mataba a gente y volvía al hotel»

Camino del Oscar. El Círculo de Críticos de Nueva York entrega a Javier Bardem el premio al mejor actor de reparto por su papel a la órdenes de los hermanos Coen.

ROSA GAMAZO ·07/01/2008 - 20:06h
o podré mirar del mismo modo a Javier Bardem si me lo encuentro por la calle solo y con el pelo cortado a lo tazón. Su interpretación en No Country for Old Men es tan sublime que con sólo verle la cara un escalofrío te recorre la columna. Los Coen han sabido elegir el actor ideal para interpretar a Anton Chigurh, un extraño individuo cuyo único objetivo es matar a sus víctimas con un dispositivo de aire comprimido que siempre lleva consigo. La película es una joya cinematográfica no apta para cardiacos y que afianza a Javier como el mejor actor español trabajando en EEUU. Así se lo reconoció el domingo el Círculo de Críticos de Nueva York, que le entregó el premio a mejor actor secundario por este papel.

¿En algún momento te planteaste no interpretar este papel debido a la violencia del mismo?
Tengo que decir que para mí los Coen son lo mejor de lo mejor. Por supuesto que ha habido directores de cine estupendos a parte de los Coen y que todos adoramos, pero a éstos hermanos me enganché desde que dirigieron su primera película, Sangre Fácil, que produjo un gran impacto. A partir de entonces he visto todas sus películas. Imagínate lo importante que ha sido para mí trabajar para ellos. Y te digo más: después de trabajar con ellos todavía les admiro más.

¿Cómo reaccionaste cuando te llamaron para trabajar con ellos?
Pues te puedes imaginar: no me lo podía creer, porque los Coen siempre hacen películas muy americanas. Yo, siendo español, nunca pensé que tuviera ninguna oportunidad. Además, mi inglés no es perfecto. Cuando me llamaron me quedé alucinado, no imaginaba el motivo. Entonces leí el guión, que está basado en el libro de Cormac McCarthy, escritor con el que no estaba familiarizado en absoluto, y pensé que quizás era demasiado violento. Pero tras leer el libro me di cuenta que había una explicación. Además, me gustó mucho la forma en que los Coen tratan la violencia, la filosofía que tienen. Cuando hablé con ellos se me pasó cualquier duda sobre no hacer la película, dije que sí con los ojos cerrados.

Llevas ya varios años haciendo películas en inglés. La mayoría te ha traído bastantes alegrías, como una nominación a los Oscar. ¿Qué técnica sigues para elegir tus proyectos?
Intento poner atención en lo que elijo y, por supuesto, tengo una agente que respeta mis gustos y lucha por buscarme cosas interesantes. Pero al final soy yo el que digo sí o no. Creo que mi intuición me ha ayudado durante todos estos años. Es realmente en lo que me apoyo a la hora de elegir. Obviamente, es mi intuición y me puede fallar, no es infalible. Siempre entra en juego una serie de factores, como la historia, el director, el personaje, etc...

¿Cómo hiciste para meterte en un personaje que requiere tanto trabajo emocional?
Intenté crear alguien que estaba en cierto modo como en un estado de letargo, completamente ajeno a los sentimientos de otras personas e incluso a los suyos propios. Sin embargo, no quería mostrarlo como si fuera una especie de terminator, porque si hubiera sido así no te importa nada el personaje. Mi personaje es humano, a pesar de su enajenación. No había que darle una connotación de superpoder, porque entonces te desconectas del personaje. Mi personaje es una especie de monstruo humano, que te preocupa porque una vez que coge el arma va a matar, y es rápido y bueno en lo que hace, pero tiene problemas para conectar con la realidad. Se puede observar en la manera en que habla, las pausas que hace. Creo que en cierta forma te puedes identificar con él, porque es una persona normal a la que se le ha torcido algo.

¿Cómo ha sido la experiencia del rodaje?
Fue difícil porque, como habrás podido ver, no tengo escenas ni con Josh Brolin ni con Tommy Lee Jones. Yo rodaba como dos o tres días por semana. Llegaba al rodaje, mataba a gente y volvía al hotel. Era una sensación de... ¿qué coño estoy haciendo? Por su parte, Josh no tenía ni idea de lo que hacía porque no coincidíamos. Cuando por fin vi la película acabada me quedé flipado, porque está genial, funciona muy bien. Las escenas violentas están rodadas de una forma perfecta, dando lugar a que el espectador piense. No es violencia porque sí, está todo muy cuidado y hay pausas largas que dan un valor especial al filme, y es donde realmente puedes sentir la violencia.

¿Cómo te puedes identificar con un personaje como Anton?
Tienes que meterte en la mente del personaje e intentar entender por qué mata. Para Anton matar es parte de su trabajo, es su obligación, es como una especie de mensajero, no mata por motivos personales.

Se comienza a hablar de nominaciones a los Oscar. ¿Te gustaría estar nominado?
Todos los actores tenemos un gran ego y nos encanta gustar a la gente, probablemente debido a lo inseguros que somos. Me he encontrado en esa situación en dos ocasiones, con Before Night Falls y Mar Adentro, y es un proceso que desgasta bastante y no me gusta demasiado. Yo estoy muy contento de haber hecho una película con los Coen. Si se reconoce el trabajo genial, pero para mí el trabajo ya está hecho.

¿Has tenido la oportunidad de hablar con García Márquez por tu papel en ‘El amor en los tiempos del cólera’?
Sí, hablé con él en dos ocasiones. Estaba muy nervioso cuando tuve que hacerlo, pero él fue muy agradable y bastante gracioso. Le dije: “Maestro, tú describes a Florentino tan bien, con tanto detalle, pero como actor tengo que ser pesado y saber algo más específico sobre él”. Y me contestó: “Por supuesto, ¿qué quieres saber?”. Como ves fue muy agradable.

¿Qué le preguntaste?
Que me dijera qué dos características físicas le definirían mejor. Me dijo que Florentino es alguien que nunca levantaría la voz, lo cual demuestra que le gusta pasar desapercibido, y que era como un perro callejero al que han maltratado. Y a pesar de tener miedo busca cariño en la gente.

LLUVIA DE GALARDONES | Lo dado, lo que vendrá y las predicciones

Por Sara Brito

Anton Chigurh no para de darle alegrías a Javier Bardem. El papel del asesino despiadado de ‘No Country for Old Men’ ha sido alabado por la crítica desde que hace un mes se inició la carrera de premios que sirve de termómetro a los Oscar. Sólo otro asesino, el Robert Ford que interpreta Casey Affleck en ‘El Asesinato de Jesse James...’, ha logrado arrebatar galardones a Bardem. Veamos, pues, qué le queda a Bardem, qué ha recibido y quién podría ser su mayor rival:

PREMIOS GANADOS
CRÍTICA ESTADOUNIDENSE
La crítica de 14 ciudades de EEUU le ha nombrado mejor actor secundario.

PRÓXIMOS PREMIOS
CRITICS’ CHOICE
Críticos de radio, televisión y medios virtuales de Canadá y EEUU. Se dio esta madrugada.
GLOBOS DE ORO
Se entregan el 16 de enero.
PREMIOS SAG
Otorgado por el Sindicato de Actores. Si gana aquí el 27 de enero, tiene el 90% del Oscar en el bolsillo.

EL RIVAL MÁS FUERTE
CASEY AFFLECK
Ha ganado seis premios por ‘El Asesinato de Jesse James...’, algunos de peso, como los de la ‘National Board of Review’ o la ‘National Society of Film’.