Lunes, 7 de Enero de 2008

Saakashvili canta victoria e invita a la investidura antes de acabar el escrutinio

EFE ·07/01/2008 - 09:26h

EFE - El candidato a la reelección a la Presidencia georgiana Mijail Saakashvili sostiene una vela mientras acude a misa en una iglesia de Tiflis, con motivo de la celebración del día de Navidad ortodoxa, que sigue el calendario juliano.

El líder georgiano, Mijaíl Saakashvili, cantó hoy victoria e invitó a dirigentes extranjeros a su segunda investidura, sin esperar al final del escrutinio tras las elecciones presidenciales anticipadas del pasado sábado.

Los últimos datos oficiales, con más del 95 por ciento de los sufragios escrutados, dieron a Saakashvili un 51,9 por ciento de los votos, lo que confirma su triunfo ya en la primera vuelta.

Su principal rival, Leván Gachechiladze, representante de la oposición unificada, obtenía poco más del 25 por ciento de los votos, y los otros cinco candidatos opositores ni siquiera llegaban al siete por ciento.

Saakashvili, quien ha dimitido como presidente para presentarse a la reelección, aseguró este lunes que los comicios han marcado "un triple éxito de Georgia".

"Primero, las elecciones se celebraron de forma organizada y tranquila. Segundo, la comunidad internacional y los observadores dieron una alta valoración a los comicios y los declararon democráticos. Y tercero, es importante que hemos ganado", afirmó.

El presidente de la Comisión Electoral Central (CEC), Leván Tarjnishvili, anunció que la investidura del presidente tendrá lugar el próximo 20 de enero, una vez que no es preceptiva una segunda vuelta.

Por su parte, el partido de Saakashvili reveló que éste ya ha invitado a su investidura al presidente polaco, Lech Kaczynski, y a la primera ministra ucraniana, Yulia Timoshenko, sus fieles aliados que lo llamaron para alabar a Georgia por aprobar con estas elecciones el "test de la democracia".

La oposición, en cambio, se negó a reconocer su derrota, acusó a las autoridades de falsificar los resultados y anunció una campaña de protestas, al ver como se esfuman sus esperanzas de una segunda vuelta que le permitiera unirse en torno a Gachechiladze.

"Defenderemos nuestros votos por todos los métodos, desde demandas judiciales hasta las manifestaciones de protesta", declaró el diputado conservador Kaja Kukava.

El legislador David Saganelidze, del partido Nueva Derecha, añadió que "sin una segunda vuelta la oposición no reconocerá a Saakashvili como presidente legítimo, y si lo proclaman ganador lo obligará a marcharse, posiblemente por la vía revolucionaria".

Al tiempo, la oposición se tomó hoy una pausa a la espera de los resultados finales y para no ensombrecer la Navidad ortodoxa que celebró Georgia este lunes.

Así, el duelo dialéctico entre Saakashvili y Gachechiladze no fue óbice para que ambos asistieran anoche juntos a la misa navideña en la Iglesia de la Santa Trinidad de Tiflis a invitación expresa del Patriarca georgiano, el Catolicós Iliás II.

Los observadores internacionales avalaron las elecciones georgianas, y Estados Unidos, país del que Saakashvili es su mejor aliado en el Cáucaso, también defendió la limpieza de los comicios y criticó a la oposición por no respetar los resultados oficiales.

El Alto Representante de la Unión Europea para Política Exterior y Seguridad Común, Javier Solana, felicitó a Georgia por su "pacífica conducta" durante unas elecciones "muy reñidas", instó a terminar cuanto antes el recuento de votos y pidió diálogo a todas las fuerzas políticas.

El politólogo Ramaz Sakvarelidze dijo a Efe que diplomáticos occidentales en Tiflis celebran consultas con políticos georgianos para buscar un compromiso que permita evitar un nuevo conflicto que desestabilice este país del Cáucaso.

Saakashvili renunció al cargo para presentarse a la reelección bajo las presiones de la oposición, que le acusa de corrupción y autoritarismo, después de que la policía reprimiera duramente las protestas en Tiflis a principios de noviembre pasado.

Además de las elecciones, en Georgia se celebró un referéndum de carácter consultivo en el que la mayoría de la población, según fuentes de la CEC, ha apoyado el ingreso del país en la OTAN, a pesar de que aún no ha sido invitado a entrar en la Alianza.