Martes, 2 de Octubre de 2007

El Lazio tutea también al Real Madrid

El Real Madrid, inmerso en unas rotaciones caóticas, acaba empatando ante un equipo que se superó a sí mismo (2-2).

AGENCIAS / ROMA ·02/10/2007 - 14:31h

El delantero holandés del Real Madrid, Ruud van Nistelrooy (d), lucha por el balón con Guglielmo Stendardo (c) y Gaby Mudingayi, del SS Lazio. EFE

El macedonio Goran Pandev y el holandés Ruud van Nistelrooy, con un doblete para cada uno de ellos, dejaron en tablas (2-2) un buen choque entre el Lazio y el Real Madrid que sigue dejando dudas en el equipo madrileño, pues sufrió durante demasiados minutos ante un rival que se le subió a las barbas pese a sus dos desventajas.

La confrontación, desde luego, fue difícil y muy incómoda para un Real Madrid que volvió a sufrir ante un rival teóricamente mucho más modesto pero con garra, ilusión y que sabe cuáles son sus armas. Un Lazio que salió con la cabeza alta, que se vació, y que estuvo tan cerca de la derrota como del triunfo.

Ante el Lazio, Schuster dio alguna que otra sorpresa: Schuster confirmó al brasileño Marcelo en el lateral izquierdo, Sergio Ramos volvió al lateral derecho y el argentino Gabriel Heinze debutó como central en el Real Madrid (ya lo ha hecho en la selección argentina y en el Manchester United). Además, el holandés Arjen Robben ocupó el sitio que parecía destinado al argentino Higuaín.

El experimento le salió a medias a Schuster, cumpliendo sobre todo Heinze y, algo menos, Marcelo, pero no así Robben, que no estuvo muy atinado y, precisamente, no colaboró en defensa con Marcelo. El Lazio, que recuperó al "tocado" Rocchi, evidenció pronto lo que es: un equipo modesto, sin grandes individualidades, con gran alma, tácticamente aceptable y con sus armas de lucha, entrega y combate hace sufrir al rival.

Primer zarpazo del Madrid y respuesta romana 

No obstante, el Real Madrid parecía metido en el partido y dispuesto a la batalla. Bien plantado de inicio y con buenas ayudas empezó a tocar el balón con cierto criterio y, con un Wesley Sneijder de amplio recorrido, ya empezó a ver el área local. Y, sobretodo, supo machacar en su primer remate a puerta.

Fue en una falta, en banda izquierda, sacada con su peculiar efecto por Sneijder que, ante una cierta dormida de los gigantes centrales laciales, encontró al más listo de todos: el holandés Van Nistelrooy, que tocó con la pierna izquierda lo justo para batir al veterano Ballotta y poner el 0-1 (m.8).

Pero el Lazio tenía claro qué hacer y empezó a hacer sufrir enormemente a un Real Madrid que subsistía con ventaja en el marcador gracias al acierto defensivo y que ya se asemejaba al de Getafe. El gol del empate estaba en el aire y si no llegó antes fue gracias a un error de Pandev (m.30) y a que Casillas evidenció sus grandes reflejos ante un remate de cabeza cercano de Mudingayi (m.31).


El excelente meta madridista nada pudo hacer poco después ante una colada de Pandev, ganando la espalda a los defensas, concluida con un zambombazo que puso el 1-1 (m.32). La igualada escoció al Real Madrid, que recuperó la posesión del balón y volvió a buscar con relativo criterio el área rival.

Van Nistelrooy resolvió el atasco

El Real Madrid lo pasaba mal, pero en el mejor momento local supo golpear, gracias a un excelente pase con el exterior de Raúl desde casi la mitad del campo y un galopada, tras buen desmarque, de Van Nistelrooy, que se plantó ante Ballotta y le batió (m.61).

Poco después, en las filas laciales salieron el argentino ex-deportivista Scaloni y Makinwa por un Behrami lesionado y un Rocchi que, recuperado casi de milagro, no podía más. El Lazio parecía haber perdido fuerzas, golpeado por el mazazo de una desventaja en el marcador que había llegado en su mejor momento.

Empate lacial en la siesta del Madrid 

Pero el Real Madrid sesteó demasiado, se vio demasiado pronto ya ganador y, tras un nuevo robo de balón, llegó el empate, en un duro disparo raso de Pandev (m.77). El partido se había reabierto y el Lazio, con nuevos bríos, empujaba en busca de un digna victoria que pudo llegar con Makinwa si Casillas no está atinado (m.90), como también la tuvo el Real Madrid en los pies del recién salido Drenthe (M.93).

Al final, todo se cerró con un 2-2 que es el mismo registrado en la hasta hoy única visita del Real Madrid al Lazio en Liga de Campeones. Un resultado que mantiene al Real Madrid invicto en la competición, ahora compartiendo liderato junto al Olympiakos.

Noticias Relacionadas