Archivo de Público
Martes, 9 de Noviembre de 2010

Vacuna BCG no protege de alergias: estudio

Reuters ·09/11/2010 - 15:45h

Por Frederik Joelving

Una nueva revisión sistemática no halló pruebas de que la vacuna BCG contra la tuberculosis y la lepra proteja de la sensibilidad alérgica.

"La idea de que la vacuna BCG reduce el riesgo de desarrollar una alergia fue una idea novedosa e interesante, pero desafortunadamente los datos revelan una ausencia clara de un efecto protector", dijo el doctor Aziz Sheikh, de la Escuela de Medicina de la University of Edinburgh, cuyo estudio publica Journal of Allergy and Clinical Immunology.

Sheikh agregó que la vacuna fue una de las más utilizadas en el mundo, en especial en los países en desarrollo. Su equipo halló 17 estudios con resultados como sensibilidad, eccema o asma en más de 50.000 niños vacunados en la infancia. Un solo estudio había sido aleatorio y controlado.

Al analizar los datos de cinco de esos estudios que incluían niveles específicos de IgE, el equipo halló una razón de posibilidad significativa de 1,31 a favor de los niños sin vacunar.

Por otro lado, no hubo una diferencia significativa en la sensibilidad, según las pruebas de reacción cutánea, aun en análisis de subgrupos representativos de la heterogeneidad de los estudios. Lo mismo ocurrió con el eccema, la rinoconjuntivitis y la alergia en general.

Pero la vacunación estuvo asociada con una disminución significativa de la posibilidad de desarrollar asma, según 13 estudios. Tras analizar sólo los estudios de alta calidad, el equipo halló un efecto reducido y en el límite de lo que se consideraría estadísticamente significativo.

"Aun así, hallar que la vacuna BCG no influye en el riesgo de desarrollar sensibilidad alérgica sugiere que el mecanismo mediador de esos beneficios no está claro, lo que podría explicase por un posible sesgo en el estudio, factores confundentes residuales y un sesgo de publicación", escribe el equipo, que opina que sólo un estudio aleatorio controlado de gran tamaño resolvería este problema.

FUENTE: Journal of Allergy and Clinical Immunology, 8 de octubre del 2010