Lunes, 7 de Enero de 2008

Britney Spears dio negativo en unas pruebas para la detección de drogas y alcohol

EFE ·07/01/2008 - 19:41h

EFE - En declaraciones a la edición digital de la revista "People", fuentes cercanas a la artista señalan que "dio negativo en todas las pruebas y está libre de todo".

La cantante estadounidense Britney Spears dio negativo en las pruebas para la detección de drogas y alcohol en su sistema, tras su ingreso forzoso en el hospital Cedars Sinai de Los Ángeles el pasado 4 de enero.

En declaraciones a la edición digital de la revista "People", fuentes cercanas a la artista señalan que "dio negativo en todas las pruebas y está libre de todo".

Spears, de 26 años, fue hospitalizada tras encerrarse en el cuarto de baño de su casa con su hijo pequeño, Jayden James, de un año, y estar, según la policía, "bajo los efectos de una sustancia desconocida".

La cantante, que debía permanecer 72 horas ingresada para ser sometida a una evaluación psicológica, abandonó el centro hospitalario el sábado.

Por otro lado, fuentes próximas a la familia apuntan a la posibilidad de que la artista padezca un "desorden bipolar".

Mientras tanto diferentes medios de comunicación estadounidenses no dejan de especular en las razones de que Spears recibiera durante su ingreso la visita del psicólogo Phil McGraw, muy popular en EE.UU. por ser presentador de un espacio de televisión en el que los televidentes acuden para tratar sus problemas personales.

Mientras algunos medios consideran que ha sido un gesto publicitario del también conocido como "Dr. Phil", el propio McGraw señala que fue la familia Spears la que se puso en contacto con él hace un año y que ahora debido a la gravedad del asunto se presentó en el centro médico tras una llamada de la madre de Spears, Lynne.

Otra medios apuntan a que el centro médico dudó en un primer momento en dejar entrar a Dr. Phil, ya que la propia cantante no quería saber nada del famoso médico.

Por otro lado, la página web especializada en información de famosos tmz.com indicó que "el grupo de personas responsables" que rodea a la cantante está intentado convencerla para que "ingrese voluntariamente en un psiquiátrico".

Sin embargo, al parecer la artista se niega y ha mantenido "una cordura constante en su comportamiento" desde su salida del hospital el pasado sábado.

A su vez, la citada página web indica que desde su salida "la artista ha hecho lo que parece imposible: se ha movido por Los Ángeles sin ser vista y perseguida por los fotógrafos, acompañada de uno de ellos y por quien parece ser su compañero habitual últimamente: Adnan Ghalib".

Por otro lado, su ex marido Kevin Federline, quien ahora tiene la custodia plena de los niños, Sean Preston y Jayden James, hasta el próximo 14 de enero, pasó todo el fin de semana en su casa.