Archivo de Público
Lunes, 8 de Noviembre de 2010

Despliegue de soldados EEUU empeoraría salud mental de sus hijos

Reuters ·08/11/2010 - 18:26h

Por Amy Norton

Los hijos pequeños de los miembros del Ejército de Estados Unidos sufrirían más problemas de conducta o de salud mental cuando sus padres son enviados a combatir en el exterior, sugiere un estudio publicado el lunes.

Investigadores militares hallaron que entre más de 640.000 niños de 3 a 8 años con un padre en servicio, las posibilidades de consultar al médico por problemas mentales o conductuales era algo mayor cuando el progenitor estaba desplegado en el exterior que cuando estaba en casa.

En dos años, el estudio reveló que la tasa general de este tipo de consultas médicas fue de 0,6 por niño cada año. La cifra fue un 11 por ciento mayor durante el trabajo de uno de los padres fuera del país, comparado con la presencia en el hogar.

Los hallazgos, publicados en la revista Pediatrics, se suman a la evidencia de que el despliegue paterno o materno durante las guerras en Irak y Afganistán ha tenido impacto sobre el bienestar mental de algunos niños.

Estudios recientes demostraron que los hijos de padres en servicio solían tener mayores niveles de ansiedad y tristeza y más problemas para realizar tareas escolares, por ejemplo.

Un sondeo del 2006 a esposos militares reveló que el 20 por ciento de los padres indicaba que sus hijos no lograban manejar bien los momentos en que ellos estaban desplegados en el campo de batalla.

Este último estudio indica que esas dificultades también se manifiestan con más consultas al médico, dijo el director del estudio, doctor Gregory H. Gorman, de Uniformed Services University of the Health Sciences en Bethesda, Maryland.

Los motivos concretos de ese aumento en las consultas al médico no están claros, dijo Gorman a Reuters Health. "¿Es la separación en sí? ¿Es la separación junto con la situación de guerra?", cuestionó el experto.

En algunos casos, señaló Gorman, el padre que se queda en el hogar -que suele ser la madre- estaría deprimido y podría percibir mejor esos mismos problemas en el niño. Por otra parte, el chico podría detectar el estrés del padre y desarrollar sus propios problemas como consecuencia.

Según Gorman y sus colegas, los resultados destacan la importancia de brindar respaldo a los niños cuyos padres están desplegados en campos de batalla con frecuencia, así como también a los papás, mamás u otras personas que quedan en el hogar al cuidado de los hijos en esos momentos.

FUENTE: Pediatrics, online 8 de noviembre del 2010