Lunes, 7 de Enero de 2008

Acusados niegan la agresión al agente y denuncian maltrato policial en la trifulca

EFE ·07/01/2008 - 17:51h

EFE - Los tres acusados de agredir a pedradas a un agente de la Guardia Urbana que controlaba una fiesta okupa en Barcelona, y que debido a las lesiones sufridas ha quedado en estado vegetativo, han negado hoy la agresión y han denunciado maltrato policial antes y después de su detención, hace dos años.

Los tres acusados de agredir a pedradas a un agente de la Guardia Urbana que controlaba una fiesta okupa en Barcelona, y que debido a las lesiones sufridas ha quedado en estado vegetativo, han negado hoy la agresión y han denunciado maltrato policial antes y después de su detención, hace dos años.

En medio de una gran expectación, hoy se ha iniciado en la Audiencia de Barcelona el juicio contra estos tres jóvenes, para los que el fiscal pide 11 años de cárcel por supuestamente haber provocado las lesiones a un agente de la Guardia Urbana que vigilaba una fiesta que se celebraba la madrugada del 3 de febrero de 2006 en una casa okupa de la calle Sant Pere més Baix de Barcelona.

Rodrigo Andrés L.H., y Alex C.A., ambos de nacionalidad chilena, y Juan Daniel P.G., de origen argentino, que permanecen en prisión provisional desde entonces, han negado hoy haber lanzado ninguna piedra ni haber agredido a los agentes y han denunciado que fueron los policías los que les pegaron a ellos con sus porras.

En concreto, Rodrigo Andrés, que está acusado por el fiscal y la acusación del Ayuntamiento de Barcelona, de la Guardia Urbana y de la esposa del agente de haber lanzado la primera piedra que impactó en el policía, ha afirmado que él no tiró ninguna piedra y que, en cambio, fue golpeado por un agente en la cabeza "sin ningún motivo".

Rodrigo Andrés ha señalado que él se dirigía aquella madrugada a la estación de tren de Arc del Triomf a buscar a su novia y que lo hacía en compañía de unos conocidos, entre ellos los otros dos principales acusados, con los que había asistido a una fiesta junto a su madre y a su hermana.

Al igual que Rodrigo Andrés L.H., tanto Alex C.A. como Juan Daniel P.G. han coincidido en que no lanzaron ningún objeto contra los agentes y que se vieron inmersos en una tumultuosa trifulca cuyo origen desconocen y de la que se consideran víctimas.

Los tres principales acusados han señalado que pasaron por la calle para ir a la estación de Arc del Triomf y tanto Alex como Juan Daniel han admitido que cuando oyeron la música que procedía de la casa okupa intentaron acceder sin éxito a la fiesta.

Precisamente, en frente de la casa okupa se agrupaban una veintena de jóvenes que tampoco podían acceder a la fiesta -donde había unos 300 jóvenes-, por lo que se empezó entonces una discusión con los agentes que custodiaban el edificio.

Los tres sostienen que sin quererlo se vieron involucrados en la trifulca y que lo que hicieron fue tratar de huir porque vieron caer varios artefactos desde el balcón de la casa -no desde la calle- y además los agentes les pegaban con sus porras.

En cambio, otros cuatro detenidos que sí que estaban en el interior de la fiesta, Heike B., Jordi M.G., Alejandro C.R. y Silvia R.O., que están acusados por la fiscalía de provocar heridas leves a otros agentes, han negado que del interior de la casa se lanzaran objetos a los policías y han afirmado que también fueron detenidos sin motivo ya que, al tratar de abandonar la casa, se vieron envueltos en la trifulca y fueron agredidos por los agentes.

Los otros dos acusados, Patricia H.M. y Alfredo Carlos P.M., han negado también su participación en los hechos e incluso han afirmado que no estaban en la zona, ya que, según su relato, fueron detenidos en el Hospital del Mar, donde habían ido en ambulancia tras sufrir un accidente con su bicicleta.

A la sesión de hoy del juicio, que se prolongará al menos hasta el próximo viernes, han acudido como observadores el embajador de Chile en España, Olsvaldo Puccio, el cónsul de Chile en Barcelona, Marcelo Aguirre, así como el presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Senado Chileno, Jaime Naranjo, entre otros.

Precisamente, al término de la primera sesión, Puccio ha declarado a los periodistas que su presencia en la sala es para dar "cercanía" a sus compatriotas, ha mostrado su "plena confianza" en la justicia española, ha enviado un mensaje de apoyo al agente herido y ha indicado que espera que este proceso "tenga un buen final para la justicia".