Lunes, 7 de Enero de 2008

Organizan un rastreo con voluntarios el miércoles para intentar hallar a Amy

EFE ·07/01/2008 - 17:09h

EFE - Fotografía de la joven irlandesa de 15 años Amy Fitzpatrick, que desapareció el pasado martes en Mijas cuando se dirigía a su domicilio desde la casa de una amiga en la que había trabajado como niñera.

La Guardia Civil ha organizado un rastreo con la participación de voluntarios y efectivos del 112 el próximo miércoles para intentar localizar a la joven irlandesa de 15 años Amy Fitzpatrick, que desapareció el pasado martes en Mijas (Málaga) cuando supuestamente se dirigía a su vivienda.

Para ello, se ha convocado a los participantes a las 9:00 horas en el campo de fútbol de La Cala de Mijas, aunque aún no se ha concretado la zona que abarcará la búsqueda, según han dicho a Efe fuentes de la investigación.

Mañana se cumplirá una semana de la desaparición de la joven, que fue vista por última vez sobre las 22:00 horas del pasado día 1, cuando salió de la casa de una amiga situada en la urbanización Calypso tras haber trabajado como niñera, para dirigirse a su domicilio, ubicado en la urbanización Riviera del Sol de Mijas-Costa.

La madre de Amy, Audrey Fitzpatrick, y su compañero sentimental, denunciaron el pasado día 3 ante el cuartel de la Guardia Civil de Mijas la desaparición de la joven, de cabello moreno, delgada y con ojos azules, que vestía un chándal gris con una camiseta "Diesel" negra en el momento de su desaparición.

Su familia pidió el pasado sábado ayuda a los ciudadanos españoles y a la comunidad británica residente en la Costa del Sol para tratar de localizarla, ante el temor a que alguien la retenga contra su voluntad.

A través de un manifiesto, su madre pidió a su hija que vuelva en el caso de que haya decidido marcharse voluntariamente.

Mientras tanto, la Guardia Civil continúa la investigación para de averiguar el paradero de la menor e indaga la veracidad de la información aportada en las llamadas recibidas hasta la fecha, que se han recibido "desde puntos muy dispares".

En la localidad malagueña de Mijas desapareció en octubre de 1999 la joven de 19 años Rocío Wanninkhof, cuyo cadáver fue encontrado un mes después en un paraje de Marbella.

Su desaparición motivó numerosos rastreos en la zona y la posterior detención de Dolores Vázquez, amiga de la familia de la víctima, que fue exculpada tras pasar 17 meses en prisión.