Martes, 2 de Octubre de 2007

España ganará cuatro eurodiputados, según el informe aprobado en la comisión del Parlamento Europeo

Agencia EFE ·02/10/2007 - 14:07h

Agencia EFE - Vista general de una sesión plenaria del Parlamento Europeo. EFE

España elevará en cuatro escaños, hasta 54, su presencia en el Parlamento Europeo (PE) a partir de las elecciones de 2009, según el informe sobre la nueva distribución del hemiciclo comunitario aprobado hoy por su Comisión de Asuntos Constitucionales.

El texto, pendiente de ser votado en el pleno el próximo 10 de octubre, sitúa a España como principal beneficiaría del nuevo reparto, por delante de Francia, Suecia y Austria -dos asientos más-, y de Polonia, Reino Unido, Holanda, Letonia, Eslovenia, Malta y Bulgaria -uno más-, mientras que Alemania perderá tres escaños.

El informe contó hoy con el apoyo del grueso de los grupos más numerosos -Partido Popular Europeo y Socialista- y obtuvo 17 votos a favor, 5 en contra y 3 abstenciones.

No obstante, el diputado del PP español en la comisión, Íñigo Méndez de Vigo, se abstuvo al considerar que España debe aspirar a un aumento aún mayor de su presencia en la Eurocámara.

"De acuerdo con los informes del Ministerio de Asuntos Exteriores que todos conocemos, esta distribución no da a España lo que merece", argumentó Méndez de Vigo, quien promoverá una enmienda en la votación en el pleno para tratar de aumentar la cuota española.

Fuentes del PP apuntaron que las estimaciones iniciales del Ministerio de Exteriores español elevaban hasta 6 el número de escaños suplementarios que España podría obtener en el nuevo reparto.

El líder de los socialistas españoles, Enrique Barón, se declaró en cambio "satisfecho" con el resultado y destacó el contraste entre la posición del PP y la "del 70 por ciento de los parlamentarios, incluido la mayor parte del PP europeo, que han aprobado el informe".

Durante la tramitación de la propuesta, Barón ha defendido que el incremento de cuatro escaños para España se enmarca en una distribución general equilibrada de los nuevos escaños que de alterarse pondría en riesgo la aprobación del informe.

Una enmienda al informe promovida por el democristiano alemán Ingo Friedrich primaba a los Estados más poblados en detrimento de los pequeños y llegaba a asignar a España un incremento de 10 escaños a partir de 2014.

Pero no llegó a votarse ya que Friedrich pactó con los ponentes del informe, el conservador francés Alain Lamassoure y el socialista rumano Andris Severin, mantener el reparto original a cambio de especificar que éste podrá revisarse al término de la legislatura 2009-2014.

Por otra parte, la comisión rechazó hoy por un ajustado margen de votos las enmiendas que propugnaban que el reparto de escaños no se haga sobre la base de los residentes que las estadísticas atribuyen en cada país, como hasta ahora, sino sobre su número de "ciudadanos".

Méndez de Vigo, que lideró el rechazo a estas enmiendas, arguyó que el término de "ciudadanos" podría equivaler a "nacionales", por lo que los Estados con una presencia alta de residentes de diversas nacionalidades como Francia o España, podrían perder peso en la Cámara en beneficio de otros más homogéneos como Italia o Irlanda.

La nueva distribución, que debería ser sancionada por los jefes de Estado y Gobierno de la UE en la cumbre de Lisboa (18 y 19 de octubre), viene obligada por la ampliación del hemiciclo prevista en el fallido proyecto de Constitución y mantenida en el borrador del Tratado de Reforma.

El Europarlamento pasará a tener 750 escaños, catorce más que en el Tratado de Niza (736).

Además, se fija un máximo de 96 diputados por país -Alemania, que tiene 99, perderá tres- y un mínimo de 6 -Malta, con cinco, ganará uno-, por lo que el número total de escaños a repartir es de 16.