Archivo de Público
Martes, 2 de Noviembre de 2010

Bebidas azucaradas, ampliamente disponibles en escuelas de EEUU

Reuters ·02/11/2010 - 16:25h

Por Julie Steenhuysen

Los estudiantes de las escuelas públicas primarias de Estados Unidos cuentan con más posibilidades de comprar bebidas poco saludables, pese a los esfuerzos por limitar su disponibilidad, informaron investigadores.

En un período de tres años hasta el 2009, más estudiantes pudieron comprar bebidas azucaradas como gaseosas, leches con alto contenido graso y refrescos deportivos en máquinas expendedoras o tiendas escolares, indicaron los expertos.

Esas bebidas son la principal fuente de calorías "vacías" y quitarlas de las escuelas podría ayudar a limitar la epidemia de obesidad que afecta al país norteamericano.

"Los estudiantes de las escuelas primarias aún están rodeados de una variedad de bebidas no saludables mientras están en la escuela", dijo Lindsey Turner, de la University of Illinois en Chicago, cuyo estudio fue publicado en Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine.

"Las gaseosas azucaradas se han relacionado con la obesidad infantil. En nuestra opinión, dado que los niños pasan mucho tiempo en la escuela, sacar esas bebidas de los colegios debería ser una prioridad en salud pública", señaló Turner.

A pesar de que las guías del Departamento de Agricultura de Estados Unidos indican que las escuelas no deberían brindar bebidas azucaradas durante las comidas financiadas por el Gobierno, los estudiantes pueden comprarlas en las máquinas expendedoras o en las tiendas escolares.

Los científicos expresaron que durante los tres años del estudio la cantidad de máquinas expendedoras se mantuvo estable, aunque el acceso a tiendas o bares o cafeterías creció significativamente.

En el 2009, el 61 por ciento de los estudiantes podía comprar bebidas elevadas en calorías en máquinas expendedoras o tiendas de las escuelas, comparado con el 49 por ciento que lo hacía dos años antes.

"Lo que hallamos fue que con el tiempo no hubo una reducción sustancial en las bebidas azucaradas, que es lo que hubiésemos deseado ver", dijo Turner.

"También descubrimos que las tiendas escolares se volvieron más comunes, al igual que los menús a la carta en las salas de almuerzo", agregó.

Según la Asociación Estadounidense del Corazón, el consumo de demasiada cantidad azúcar no sólo engorda a las personas, sino que además es el principal responsable de la diabetes, la enfermedad cardíaca y los accidentes cerebrovasculares.