Lunes, 7 de Enero de 2008

Nueva ronda de negociaciones antes de la visita de Bush el miércoles

EFE ·07/01/2008 - 09:36h

EFE - Obreros palestinos bajan una ladera tras una jornada de trabajo en el asentamiento-ciudad de Maalé Adumim, Cisjordania.

La ministra israelí de Asuntos Exteriores, Tzipi Livni, y el jefe de los negociadores en las conversaciones de paz de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Ahmed Qurea, volverán a reunirse hoy para concretar el formato de las negociaciones que emprendieron en diciembre pasado.

Fuentes de la ANP también informaron hoy de una posible entrevista mañana entre su presidente, Mahmud Abás, y el primer ministro israelí, Ehud Olmert, un día antes de la llegada a esta zona del presidente de Estados Unidos, George W.Bush, que apadrina y supervisa las negociaciones de paz.

El nuevo formato para proseguir las conversaciones incluye tres niveles, y en el primero de ellos estarán Olmert y Abás, quienes obrarán como árbitros entre sus respectivos negociadores.

Qurea, empresario y ex primer ministro palestino, y Livni, abogada de profesión, conducirán la negociación para resolver los tres problemas de fondo: la creación de un Estado palestino en Gaza y Cisjordania, y la fijación de sus fronteras; el de la soberanía política en Jerusalén, y el destino de más de cuatro millones de refugiados palestinos de la primera guerra árabe-israelí de 1948.

De forma paralela, funcionarios de ambas partes debatirán en sub-comisiones otros asuntos, como la distribución del agua potable y de riego; asuntos de economía y comercio, y telecomunicaciones, entre otros, una vez que se establezca el Estado palestino.

En vísperas de la visita de Bush, que llegará el miércoles próximo a Jerusalén, el Gobierno israelí ordenó reducir las operaciones del Ejército en Cisjordania y contra los milicianos palestinos de Gaza, indicaron fuentes del Ministerio de Defensa.

Cinco palestinos, entre estos una mujer, Eyman Hamdan, y un adolescente de 14 años, perdieron la vida ayer y otros ocho resultaron heridos durante operaciones del Ejército en el campo de refugiados de El Bureij, en el centro de la franja de Gaza.

Asimismo, cinco soldados israelíes resultaron heridos en enfrentamientos con milicianos que intentaron resistir la invasión al campo, que concluyó anoche con la retirada de las tropas.

A pesar de las declaraciones de las fuentes del Ministerio de Defensa, en otras de sus habituales redadas nocturnas, en la madrugada de hoy efectivos militares de Israel detuvieron a 21 residentes de Cisjordania, activistas de organizaciones palestinas de la resistencia contra la ocupación militar.

Allegados de Olmert, citados por el diario Haaretz, informaron de que el jefe del Gobierno confirmará al presidente Bush que está decidido a evacuar los asentamientos "ilegales", es decir, levantados sin la pertinente autorización oficial por colonos del sector radical.

El primer ministro israelí, además, mostrará al presidente estadounidense las nuevas normas que ha impuesto para impedir la construcción de nuevos asentamientos o ampliar los existentes.

No obstante, las fuentes gubernamentales aclararon que el desalojo de esos enclaves ilegales no se llevará a efecto antes de conocerse la última parte de un informe sobre los fallos del Gobierno de Olmert durante la guerra contra la milicia de Hizbulá, el año pasado en Líbano, esperado para el día 30 de este mes.

Distintas personalidades, incluso el ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, líder del Partido Laborista en la coalición del Gobierno, afirman que Olmert debe dimitir si la Comisión Winograd, que investigó esos fallos, lo encuentra responsable de ellos.