Lunes, 7 de Enero de 2008

El presidente de Georgia revalidará el cargo tras su victoria en las elecciones

Gana con casi un 53% de los votos en las elecciones anticipadas del sábado, cuando se ha escrutado más de la mitad de los sufragios

EFE ·07/01/2008 - 08:02h

El ex presidente de Georgia, Mijail Saakashvili, gana con casi un 53 por ciento de los votos en las elecciones anticipadas del sábado cuando se ha escrutado más de la mitad de los sufragios, lo que hace poco probable una segunda vuelta, informaron hoy las autoridades.

El presidente de la Comisión Electoral Central (CEC), Leván Tarjnishvili, informó esta noche de que Saakashvili obtenía un 52,8 por ciento, frente a un 27 por ciento de su principal rival opositor, Leván Gachechiladze.

Ninguno de los otros cinco candidatos presidenciales de la oposición logró más del 7 por ciento de los votos.

"De acuerdo con estos últimos datos, hay una elevada posibilidad de que no se necesitará una segunda vuelta electoral, aunque debemos esperar el final del recuento", dijo Tarjnishvili a la prensa en Tiflis.

Según la legislación georgiana, para ganar en la primera vuelta un candidato necesita obtener el 50 por ciento más uno de los votos, en caso contrario dentro de dos semanas debe celebrarse una segunda vuelta entre los dos aspirantes más votados.

Los primeros datos de la mañana del domingo, con apenas un tres por ciento escrutado, daban a Saakashvili un 61,52 por ciento de los sufragios, aunque a primeras horas de la noche su resultado había bajado a un 48,5 por ciento y después volvió a subir por encima del 50 por ciento.

Desgaste gubernamental

Aún así los resultados del ex presidente georgiano, que dimitió para presentarse a la reelección, reflejan un gran desgaste, habida cuenta de que en los comicios de 2004 había obtenido un 96,97 por ciento.

La CEC admitió que Gachechiladze se impone al ex presidente en la capital del país, lo que llevó a éste a proclamar su victoria durante una concentración pacífica celebrada en el centro de Tiflis para acusar a las autoridades de falsificar los resultados.

También otros candidatos de la oposición se negaron a reconocer los resultados, restaron legitimidad a los comicios o bien exigieron a la CEC que reconozca la necesidad de una segunda vuelta electoral. Al tiempo, los observadores internacionales validaron los comicios, al señalar que fueron democráticos y que las irregularidades detectadas no han influido en los resultados.

Estados Unidos, país del que Saakashvili es su principal aliado en el Cáucaso, también defendió la limpieza de los comicios georgianos y criticó a la oposición por no respetar los resultados oficiales y planear protestas.

Saakashvili renunció al cargo para presentarse a la reelección bajo las presiones de la oposición, que le acusa de corrupción y autoritarismo, después de que la policía reprimiera duramente varias protestas en Tiflis a principios de noviembre pasado.

Además de las elecciones, en Georgia se celebró un referéndum de carácter consultivo en el que la mayoría de la población ha apoyado el ingreso del país en la OTAN, a pesar de que aún no ha sido invitado a entrar en la Alianza Atlántica.

Noticias Relacionadas