Domingo, 6 de Enero de 2008

Adiós a los cables de detrás del televisor

El estándar WirelessHD está más cerca de ofrecer alta definición inalámbrica

BLANCA SALVATIERRA ·06/01/2008 - 22:05h

Televisores, reproductores, consolas, cámaras de
vídeo de alta definición... Todos ellos ofrecen la mejor calidad en cuanto a imagen y sonido, pero también dependen de la conexión de sus respectivos cables para su funcionamiento, lo que convierte
la parte trasera de los televisores en una selva inmanejable de cables.

Compañías como Intel, LG, Sony, Toshiba o Samsung, entre otras, están trabajando en un estándar llamado WirelessHD o WiHD. La idea es crear una especificación que permita la transmisión inalámbrica de vídeo en alta definición.

Esta tecnología se dio a conocer hace más de un año, pero las empresas acaban de completar el desarrollo de la primera versión de este estándar, algo que augura que los fabricantes se pondrán a trabajar con él para desarrollar productos adaptados.

Por el momento, el WirelessHD está apoyado por unas 40 empresas, que se encargarán de promoverlo.

El funcionamiento del WirelessHD utiliza la frecuencia de 60 GHz para la transmisión de datos sin requerir licencia, ofreciendo una capacidad de transferencia de 4 Gb por segundo, cifra que multiplica por diez la capacidad de su principal competidor, el WirelessHDMI.

El WirelessHD no es el único protocolo que compite por acabar con los cables, aunque los expertos consideran que tiene grandes posibilidades de convertirse en el triunfador dado el número de empresas que lo respaldan.

Además, con el sistema WirelessHDMI, las imágenes se comprimen, con la consiguiente pérdida de calidad.

Aplicación lenta

Las especificaciones para acabar con los cables se aplican muy despacio, pese a tratarse de un problema que afecta a millones de usuarios. Esto es debido, en parte, al gran número de actores en este sector.

La culminación del protocolo WirelessHD implica que los dispositivos podrían comenzar a incorporarlo (aunque aún no se han comenzado a realizar las pruebas de interoperabilidad), algo que no sólo ofrecería una mayor calidad, sino que también acabaría con la hasta ahora necesaria maraña de cables que se esconde detrás del televisor.

También implica un cambio en la forma en la que los usuarios acceden a los contenidos, cuando tienen varios televisores y sólo un reproductor de alta definición. No obstante, aún no existe un calendario público con fechas en las que podría ver la luz algún producto que lo incorporase.

El protocolo WirelessHD especifica la forma en la que los dispositivos se comunican entre sí, estableciendo que estos deben ser capaces de localizarse, no interferir unos con otros y distinguir sus funciones.

Además, el estándar prevé la creación de un mando a distancia universal para estos aparatos.