Domingo, 6 de Enero de 2008

Devotchka confiesa que sin "Pequeña Miss Sunshine" no tocarían fuera de clubes pequeños

EFE ·06/01/2008 - 22:28h

EFE - El cantautor francés Benjamin Biolay, durante su actuación en el Riojafórum de Logroño, en el que presentó su último disco "Trash Yéyé".

Nick Urata y Shawn King, cantante y batería del grupo Devotchka, confiesan que si la película estadounidense "Pequeña Miss Sunshine" no hubiera sido un éxito el pasado año, ellos apenas habrían pasado de tocar en pequeños clubes de su país.

Sin embargo, la cinta independiente de Jonathan Dayton y Valerie Faris se convirtió en una de las grandes revelaciones de 2007 en todo el mundo, después de que fuera nominada al Oscar como mejor film, y eso trajo consigo el despegue universal de este grupo, originario de Denver y responsable de su banda sonora.

"La primera vez que fuimos a tocar a Los Ángeles apenas acudieron tres o cuatro personas. La siguiente nadie. Ahora no le tenemos miedo a nada, porque después del film hemos tenido que trasladar conciertos que íbamos a dar en sitios pequeños a otros recintos más grandes por la demanda del público", afirma King en un buen español.

Tal ha sido la repercusión de la película, que el grupo estadounidense tiene pensado ofrecer su primera gran gira por todo Europa a partir del lanzamiento de su próximo disco "A mad and faithful telling" (Un cuento verdadero y de locura), que saldrá a la venta en Estados Unidos el 18 de marzo de este año.

Como anticipo de la misma, Devotchka estará esta noche clausurando el Escenario de Culturas Contemporáneas, Actual 2008, como teloneros de la banda escocesa The Waterboys, el grupo que lidera Mike Scott y que este año cumple 25 años desde su nacimiento.

Luego tocará en Barcelona (8 de enero) y Madrid (9 de enero), antes de regresar a su país para poner a punto la maquinaria musical antes de volver al Viejo Continente, donde en sus diez años de existencia apenas había tocado cuatro o cinco veces (ninguna de ellas en España), según recuerda el batería del grupo.

"Estamos muy orgullos de este nuevo disco. Antes, nuestros trabajos los producíamos de manera independiente. Ahora, lo hemos grabados con la compañía Anti, lo que implica más medios", confiesa King, quien insiste en que esto no ha supuesto ningún cambio en el estilo del grupo.

El mismo se encuentra definido por una singular mezcla de ritmos, que va desde la música gitana y eslava, pasando por el mariachi, los ritmos suramericanos y el folk y que no olvida el punk americano, lo que da como resultado un conjunto de melodías elegantes e idílicas.

"Siempre hacemos lo mismo, primero componemos la música y a partir de ella nos dejamos llevar por su romanticismo para elaborar las letras", afirma Nick Urata, el creador de este grupo junto a Tom Hagerman (acordeón, violín y piano), al que luego se unieron Jeanie Schroeder (cantante y saxofón) y Shawn King.

"Quizás la única diferencia, para los que ya nos conozcan, es que hay un poco más de piano y en que suena un poco más divertido que los anteriores", matiza King, quien recuerda que el disco contiene varias canciones en las que se mezclan las letras en inglés y español, como ocurre con "Basso Profundo".

Esta canción, junto con "Head honcho" o "Transliterator", serán tres de los nuevos temas de su nuevo trabajo que presentarán a sus seguidores en los conciertos que ofrezcan en España.