Domingo, 6 de Enero de 2008

Neumáticos para jugar al fútbol

Con 15.000 ruedas de automóvil transformadas en polvo se obtiene la superficie de un campo de césped artificial

MARÍA GARCÍA DE LA FUENTE ·06/01/2008 - 21:32h

Los neumáticos dejarán de decorar los arcenes de las carreteras, las riberas de los ríos y los vertederos. Las ruedas fuera de uso tienen ya potencial para convertirse en asfalto, suelo de parques infantiles e incluso zapatillas.

Con 15.000 neumáticos se hace un campo de fútbol de césped artificial, con lo que también se ahorra agua de riego. Y cada año, en España, se abren 400 nuevos campos de fútbol. En todo el país se recogen anualmente 19,5 millones de unidades de neumáticos, unas 216.000 toneladas.  

Entre el 10% y el 25% de los neumáticos que se recoge se vuelven a reutilizar o recauchutar, es decir, se cambia el 15% del neumático, su banda de rodadura, para que tenga las mismas propiedades que el nuevo.

Con la reutilización de cada neumático se ahorran 18 litros de petróleo, ya que en la fabricación de uno nuevo se emplean 28 litros y en uno reutilizado, diez. Y el resto de los neumáticos recuperados del mercado (90% a 75%) se recicla.

La particularidad de las ruedas es que no se convierten en neumáticos, pero el caucho, acero y fibras textiles que lo componen se transforman en otros productos muy apreciados. España cuenta con 80 empresas dedicadas a la gestión, reutilización y transformación de neumáticos.

Energía y asfalto

Jesús María Núñez, director general de Signus, una de las gestoras de neumáticos fuera de uso en España, explica que hay tres salidas principales: la valorización energética, el relleno para obras civiles y el polvo fino que se utiliza en asfalto y pistas deportivas.

Uno de los usos de las ruedas hasta ahora inservibles es convertirse en chatarra para las acerías, que sustituyen al carbón en la fundición para obtener el acero. El 30% de un neumático es acero. Y otra de las utilidades es la trituración de la rueda para utilizarla como drenaje y relleno de obras civiles.

Incluso los trozos de rueda han servido para diseñar zapatillas y suelas de las alpargatas ibicencas. Sin embargo, el producto estrella, según Núñez, es el polvo fino de neumático, que se emplea en la fabricación de asfalto por su mayor resistencia a la deformación del pavimento y su menor emisión de ruido, ya que el caucho absorbe mejor los impactos de las rodaduras.

Este polvo también se emplea en las superficies de parques infantiles, residencias para mayores, pistas deportivas, alcorques para árboles, aislante para viviendas, losetas para piscinas y campos de golf de césped artificial.

El Gobierno quiere potenciar el reciclaje de los neumáticos fuera de uso y en el Plan  Integrado de Residuos, que aprobará próximamente, ha fijado como objetivo que en 2015 se transforme el 45% de los neumáticos en polvo para asfalto.

Núñez considera que es “imposible” que se consigan estas cifras, porque la industria sólo tiene capacidad para llegar al 18%, ya que ahora es el 1%.

 Cada vez que el usuario compra un neumático, paga entre 1,42 y 1,77 euros para que, una vez que se convierta en residuo, reciba un tratamiento adecuado.

Signus y Tratamiento de Neumáticos Usados se encargan de la recogida en cada taller y su gestión. Ambos han bajado este año sus tarifas, un 14,5 y un 4%, respectivamente.

 ELVIAJE DE UNA RUEDA INSERVIBLE 
Recogida:
Las entidades gestoras recogen en cada uno de los talleres los neumáticos fuera de uso; un servicio puerta a puerta. Cada mes se realizan unas 10.000 operaciones de carga de camiones en los más de 25.000 talleres de reparación de toda España.
Recauchutado:
Antes de proceder a su trituración, los neumáticos se inspeccionan para comprobar si es posible su reutilización. Entre el 10% y el 25% se puede volver a usar si se recauchuta o sustituye la banda de rodadura para garantizar una buena adherencia.
Triturado:
En el centro de almacenamiento y preparación de neumáticos fuera de uso se separan en dos procesos: trituración o granulado. Con la trituración se obtienen trozos de tamaño medio para drenajes y rellenos de obra civil.
Polvo:
En el proceso de granulado, los neumáticos se separan en sus componentes principales: caucho, acero y fibras textiles. Del caucho se obtienen gránulos que se muelen posteriormente en un polvo fino para múltiples utilidades.
Asfalto:
El polvo de caucho se convierte en betún modificado que se mezcla con la grava para conseguir asfalto. El 40% del polvo obtenido de los neumáticos se destina a alfombrar las carreteras.
Pistas deportivas:
El polvo logrado a partir del caucho de las ruedas se destina también a fabricación de pistas deportivas, parques infantiles, campos de fútbol y de golf de césped artificial y alcorques para árboles.