Domingo, 6 de Enero de 2008

El Barça vence al Iurbentia y le da el liderato al Madrid; la Copa al rojo vivo y León colista

EFE ·06/01/2008 - 21:49h

EFE - El base estadounidense del Real Madrid, Louis Bullock, entra a canasta ante la oposición del pívot del Cajasol Antonio Bueno (i), durante el partido, correspondiente a la decimosexta jornada de Liga ACB.

El Real Madrid es el nuevo líder guiado por un magistral Felipe Reyes al frente de un campeonato que no da un segundo de respiro, que se convulsiona en la parte alta de la tabla tanto como en la cola y que, a falta de una jornada para el final de la primera vuelta, todavía no ha completado el cartel para la Copa del Rey del próximo febrero en Vitoria.

Los blancos ganaron al Cajasol (74-77), el Iurbentia Bilbao cayó con todos los honores en el Palau Blaugrana (73-66) mientras el Pamesa Valencia subrayaba su condición de aspirante a todo en la cancha del DKV Joventut (85-92) y, en Madrid, el MMT Estudiantes y el Grupo Begar León dirimían un choque agónico y polémico dominado sobre el límite por los madrileños (85-83).

El choque entre el Cajasol y el Madrid irradió tensión, buen juego y emoción hasta el final. El Cajasol cerró la primera parte por delante pese a un triple sobre la bocina y desde más atrás del centro del campo del turco Kemal Tunceri (44-43). Encumbró al estadounidense Tyrone Ellis -diecinueve puntos- y dominó hasta bien entrado el último cuarto, pero Felipe Reyes celebró 'su' tarde por todo lo alto: veintitrés puntos con 9/14 de dos, 5/6 tiros libres, seis rebotes (cuatro ofensivos), tres recuperaciones, dos tapones -vitales- y cinco personales forzadas. En total: veintiocho de valoración.

Pero el sobresaliente del internacional español ocultan lo más valioso de su actuación: cogió un rebote de ataque clave a falta de poco más de un minuto, acertó con los tiros libres y en los segundos finales colocó dos tapones, uno a Aaron Miles y otro a Andrés Misó, decisivos. El liderato blanco responde al derroche de Reyes y, también, al triunfo del Barcelona sobre el iurbentia Bilbao (73-66), que puso en muchos apuros a la tropa del montenegrino Dusko Ivanovic.

Otros dos hombres, el base estadounidense Shammond Williams y el puertorriqueño Ruben Douglas, también brillaron y resolvieron para su equipo, el Pamesa Valencia. Y en la pista del DKV Joventut.

En una exhibición anotadora y triplista que saldaron con dieciocho y veintiséis puntos respectivamente, lideraron el magnífico triunfo del Pamesa Valencia en casa del DKV Joventut por 85-92. Los veinticinco puntos de Rudy Fernández no bastaron al cuadro verdinegro y, ahora, los valencianos pueden incluso convertirse en cabezas de serie para el sorteo de la próxima Copa del Rey en competencia directa con 'La Penya'.

Williams tuvo la inestimable colaboración de Rubén Douglas, que rompió a los badaloneses con ocho triples, algunos de ellos en momentos trascendentes. El 15/25 en triples del Pamesa no dejó opción al equipo de Aíto García Reneses.

El Tau, clasificado quinto, entre el Joventut y el Pamesa, y clasificado de oficio para la Copa en calidad de anfitrión, no tuvo problemas para dominar a un CB Granada que acudió al Fernando Buesa Arena con las bajas por lesión del estadounidense Chris Borchardt y del esloveno Samo Udrih.

Con este resultado, los granadinos necesitan ganar al Joventut la próxima jornada y, además, que el Unicaja también sucumba en casa frente al Cajasol para sacar el pasaporte copero. Si perdiesen ante los verdinegros, sólo se clasificarían con un derrota del Unicaja por 74 o más puntos.

Esta jornada, precisamente, no ha sido buena para el equipo de la Costa del Sol, que perdió en cancha del Ricoh Manresa (89-81). Sus tropiezos fuera de casa le obligan a imponerse en el próximo choque al Cajasol si quiere meterse en el octeto de la Copa directamente. Rafa Martínez acribilló a los andaluces con veintiséis puntos y, de paso, cortó una racha de nueve derrotas consecutivas del cuadro catalán.

Carlos Cabezas insinuó la remontada con un triple (76-73 m.37), pero el jugador manresano hizo de todo. Su último triple fue definitivo: 84-76 a menos de un minuto para el final.

El Akasvayu también se ha colado en la lista de los que van a sufrir por la Copa en la clausura de la primera vuelta. Salva Guardia le condenó a la derrota en la cancha del Fuenlabrada (93-75). Los fuenlabreños construyeron un marcador que les aleja de la zona de peligro en un gran tercer cuarto (32-14) y los diecisiete puntos -tres triples incluidos- en diez minutos del valenciano.

El camino hacia la Copa para los gerundenses pasa por ganar al Grupo Capitol Valladolid, que ha vencido en sus últimas siete visitas al pabellón Fontajau, y que pierdan el Unicaja o el Granada. Si ambos ganasen, el Akasvayu tendría que ganar por veintidós puntos más que los granadinos en su partido o por 95 -puede que 96 en función del total de puntos- que el Unicaja.

La quiniela copera cuenta, además, con el presencia inesperada del Grupo Capitol Valladolid de Javier Imbroda, que después de anotarse un cómodo 83-68 ante el Polaris World Murcia, mantiene esperanzas de viajar a Vitoria en febrero. Los vallisoletanos tendrían que vencer al Akasvayu, al que superado las siete últimas veces que ha jugado en Girona, y que Unicaja o Granada perdiesen. Sendos triunfos de éstos dos últimos equipos situarían al conjunto del ex seleccionador ante la obligación de obtener una victoria por 37 puntos superior a la del Granada y 110 -puede que 111 según el total de puntos- a la del Unicaja.

Al Gran Canaria le sucede algo parecido. Regresó a la senda del triunfo contra el ViveMenorca (91-74), pero sus opciones de disputar la Copa son bastante reducidas. Debería ganar al Real Madrid, esperar a que el Unicaja y el Granada perdiesen y, además, remontar la desventaja que acumula frente a ambos en el 'basket-average' (diferencia de puntos), que es de dos puntos respecto a los granadinos y 35 con los malagueños.

Fuera de la lucha por la Copa, el otro gran frente de la ACB, la carrera por la permanencia, enfrentó al MMT Estudiantes y al Grupo Begar León, en este momento penúltimo y colista merced al 85-83 que los madrileños firmaron después de remontar diecisiete puntos ante su público. El choque acabó con polémica y quejas sobre el arbitraje por parte del entrenador leonés, Gustavo Aranzana, que denunció "distinto criterio" de los colegiados en el último cuarto.