Domingo, 6 de Enero de 2008

"Iowa recoge maíz, New Hampshire escoge presidentes"

Hasta 1992, el candidato que ganaba en las primarias de New Hampshire acababa en la Casa Blanca

ISABEL PIQUER ·06/01/2008 - 20:49h

Protestas contra el debate en Manchester. Reuters

En las matrículas de los coches de New Hampshire se puede leer "Vive libre o muere", una grandiosidad inversamente proporcional a su peso en el país. New Hampshire es uno de los estados más pequeños y menos poblados (1,2 millones de habitantes) de EEUU.

Su tradición histórica -fue una de las 13 colonias en rebelarse contra los británicos en 1776- compensa, sin embargo, su escasez de recursos y vitalidad.

Como el resto de los alrededores de Boston, fue un gran centro textil hasta mediados del siglo pasado, cuando cayó víctima de la crisis industrial. Esahora un destino turístico con innegables atractivos. En uno de sus principales lagos, el Winnipesaukee, veraneó el pasado agosto, el presidente francés, Nicolas Sarkozy.

New Hampshire solía ser la primera etapa de las primarias hasta que Iowa le arrebató el puesto en 1977, aunque técnicamente ahí se celebra un caucus. Verse desbancado por la región que vio nacer a Buffalo Bill no sentó muy bien a los hijos de la revolución. "Iowa recoge maíz, New Hamphire escoge presidentes", dijo uno de sus gobernadores, JohnSununu, en 1988.

El pequeño estado ha recurrido al sistema de las primarias desde 1916 pero empezó a contar en el escenario político cuando el senador de
Tennessee, Estes Kefauver, derrotó al entonces presidente demócrata Harry Truman en 1952, lo que le llevó a abandonar la carrera por la reelección.

El 95% son blancos

Como en Iowa, se critica la escasa representatividad del estado. New Hampshire es 95% blanca, cuando el resto del país lo es sólo en un 75%. Pese a ser parte de la Nueva Inglaterra liberal, es más conservador que sus vecinos de Massachusetts. Tiene un gobernador demócrata pero dos senadores republicanos.

Hasta 1992, el candidato que ganaba en las primarias de New Hampshire acababa en la Casa Blanca. Pero Bill Clinton y luego George W. Bush, rompieron la tradición. Ya ni siquiera es un buen barómetro para juzgar quien acabará siendo nominado por su propio partido. John McCain ganó en 2000 para perder frente a Bush. 

Noticias Relacionadas