Domingo, 6 de Enero de 2008

Zapatero augura un futuro positivo con un crecimiento de la economía y una inflación moderada

EFE ·06/01/2008 - 19:10h

EFE - El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero (d), junto a los Reyes y a los Príncipes de Asturias, durante la celebración esta mañana de la Pascua Militar en el Palacio Real de Madrid.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó hoy que el horizonte económico de España es "positivo", porque la industria y los servicios muestran "cifras alentadoras de inversión", se "normalizará" el sector de la construcción y en marzo comenzará a moderarse la inflación.

En una conversación con periodistas durante la celebración de la Pascua Militar en el Palacio Real, Zapatero avanzó que, tras construirse en España cerca de 800.000 viviendas cada año, el sector se estabilizará en torno a las 500.000, una cifra "razonable para España".

El jefe del Ejecutivo garantizó que el país seguirá creciendo y creando empleo y que, "a medio plazo, se superará el problema de la inflación", que en marzo comenzará a moderarse para llegar al 3 por ciento.

Además, apuntó, el Ejecutivo en esta legislatura "ha hecho las cosas muy bien y ha sabido ahorrar como ningún gobierno de la democracia", con lo que cierra 2007 con un superávit "amplio" en las cuestas del Estado y de la Seguridad Social.

Se puede así aumentar el poder adquisitivo de las pensiones, del salario mínimo interprofesional y seguir incrementado las prestaciones y ayudas -como las destinada a la vivienda en alquiler o a las madres-, que benefician especialmente a los sectores de la sociedad más afectados por el "problema" de la inflación.

En su opinión, el balance económico de la legislatura es "muy positivo" y los pronósticos deben ser tratados "con la moderación del momento en el que estamos", cerca de las elecciones, ya que algunos tienen más interés político que económico.

Recalcó en este contexto que la capacidad de la economía para mejorar su patrón de crecimiento es "alto", ya que la industria y los servicios (que representan alrededor del 91 por ciento del PIB) muestran "cifras alentadoras de inversión".

Zapatero consideró que es "fundamental" debatir sobre la situación económica durante la campaña electoral, porque su postura, aseguró, "no es un problema de optimismo, es de datos".

Alcanzar un crecimiento del 3,8 por ciento a finales de 2007 y cerrar con un superávit de, "al menos", un 1,8 por ciento significa que la economía "va a un ritmo muy potente", subrayó Zapatero, quien resaltó también que acabar la legislatura con tres millones de empleos nuevos es "un hecho objetivo".

Invitó por ello a la oposición a citar algún país desarrollado o una legislatura de la historia de la democracia española que pueda arrojar esas cifras.