Domingo, 6 de Enero de 2008

El apoyo a Saakashvili baja del 50 por ciento, lo que implica una segunda vuelta electoral en Georgia

EFE ·06/01/2008 - 08:48h

EFE - El lider de la oposición, Levan Gachechiladze, se dirige a sus seguidores hoy durante una protesta en Tiflis.

El apoyo obtenido por el líder georgiano, Mijaíl Saakashvili, en los comicios presidenciales anticipados del sábado ha caído por debajo del 50 por ciento de los votos, lo que implica la necesidad de una segunda vuelta, informaron hoy las autoridades electorales.

Tras contabilizar los resultados de 819 de las 3.512 mesas electorales, la Comisión Electoral Central (CEC) anunció que Saakashvili obtenía un 48,55 por ciento de los votos, frente al 26,12 por ciento de su principal rival opositor, Leván Gachechiladze.

Los primeros datos del día de hoy, con apenas 105 mesas escrutadas, habían dado a Saakashvili un 61,52 por ciento de los sufragios, y aún así reflejaban un gran desgaste, habida cuenta de que en las elecciones de 2004 había obtenido un 96,97 por ciento.

Según la legislación georgiana, para ganar en la primera vuelta un candidato necesita obtener el 50 por ciento más uno de los votos, en caso contrario dentro de dos semanas se debe celebrar una segunda vuelta entre los dos aspirantes más votados.

Poco antes, la CEC había admitido que Gachechiladze se impone al ex presidente en la capital del país, lo que llevó a éste a proclamar su victoria durante una concentración pacífica celebrada en el centro de Tiflis.

Gachechiladze sacó a varios miles de sus partidarios a la calle en Tiflis para denunciar la falsificación de los resultados por parte de las autoridades con el fin de robarle la victoria.

Pese a los ánimos belicosos de los manifestantes, la concentración, que estaba prohibida por las autoridades, transcurrió sin incidentes, y la oposición anunció que proseguirá sus protestas el martes, pues el lunes Georgia celebra la Navidad ortodoxa.

Los opositores esperaban que el apoyo a Saakashvili descendiera por debajo del 50 por ciento para que se necesitara una segunda vuelta, que permitiría una unión en torno a Gachechiladze.

Los observadores internacionales validaron los comicios, al señalar que fueron democráticos y que las irregularidades detectadas no han influido en los resultados.

Estados Unidos, país del que Saakashvli es su principal aliado en el Cáucaso, también defendió la validez de los comicios georgianos y criticó a la oposición por no respetar los resultados oficiales y por planear protestas.

Saakashvili renunció al cargo para presentarse a la reelección bajo las presiones de la oposición, que le acusa de corrupción y autoritarismo después de que la policía reprimiera duramente varias protestas en Tiflis a principios de noviembre pasado.