Domingo, 6 de Enero de 2008

La Guardia Civil de Salamanca almacena 30 toneladas de ropa procedente de incautaciones

EFE ·06/01/2008 - 13:43h

EFE - Un guardia civil muestra un par de zapatos de los miles y miles de prendas de ropa y calzado, hasta llegar a 30 toneladas, que se almacenan en las dependencias del instituto armado de Salamanca procedentes de incautaciones de artículos falsos, y que en el mercado ilícito alcanzarían los 20 millones de euros.

Miles y miles de prendas de ropa y calzado hasta llegar a 30 toneladas son las que almacenan las dependencias de la Comandancia de la Guardia Civil de Salamanca, una mercancía procedente de incautaciones de artículos falsos y que en el mercado ilícito alcanzaría los 20 millones de euros.

Los artículos, depositados en instalaciones que el Instituto Armado posee en Fuentes de Oñoro -en la frontera con Portugal- y en la capital salmantina, están pendiente de su destrucción, según ha señalado hoy en declaraciones a Efe el teniente coronel de la Guardia Civil en Salamanca, Juan Luis Pérez García.

Algo que no es sencillo, ya que, por motivos medioambientales, la ropa sólo se puede quemar en lugares autorizados como, por ejemplo, cementeras con el consiguiente coste económico añadido y "los problemas de transporte que ello acarrea", ha aseverado Pérez García.

Un inconveniente que no existe cuando se trata de productos perecederos, ya que son donados a instituciones benéficas como es el caso del Banco de Alimentos.

Esas 30 toneladas, procedentes de incautaciones realizadas por la Benemérita desde 1997, teniendo en cuenta que cada año se requisan en torno a los 3.000 kilos, deberían estar, ha explicado Pérez García en dependencias judiciales, ya que, según la "Ley de Enjuiciamiento Criminal todos los objetos procedentes de un delito se incautan y se ponen a disposición de los jueces".

Sin embargo, ha proseguido el teniente coronel, como los "juzgados carecen de espacio, las tenemos en nuestros almacenes", a la espera de que se decida su destrucción.

En relación con los presuntos autores del tráfico de prendas con la marca falsificada, ha apuntado a los conductores de camiones, quienes, ha asegurado, "aprovechan los portes que realizan para introducir en sus vehículos este tipo de mercancías y así conseguir un dinero extra".

La mayor parte de la mercancía se incauta en los controles que realiza la Guardia Civil en Fuentes de Oñoro, localidad fronteriza con Portugal, aunque también "en mercadillos" que se celebran en la capital, en "áreas de servicio donde suelen parar los camiones" e incluso en "otros municipios de la geografía salmantina que tiene paso con el país vecino", ha matizado el teniente coronel.

Sobre la posibilidad de que las prendas pudieran ser donadas a entidades o personas que lo necesitan, el máximo responsable de la Guardia Civil en Salamanca ha aseverado que "las marcas son muy reacias a ello porque temen que los artículos puedan llegar al mercado negro" y, en todo caso, es una cuestión que "compete a la autoridad judicial".

No obstante, en una ocasión sí que se ha destinado alguna partida pequeña (de ropa) a "los niños de Sahara a través de la organización Rotary Club", ha matizado.

Las aprehensiones que realiza el Instituto Armado suelen ser, según Pérez García, "de poca cantidad pero numerosas", lo cual hace que cada año "estemos en torno a las tres toneladas".

La Guardia Civil tiene contabilizadas hasta casi medio centenar de marcas que bien son objeto de falsificación, bien que se han fabricado por empresas con sede en Portugal o en China y que suministran a las marcas pero en cantidades no autorizadas, cuestiones ambas tipificadas como infracciones.