Domingo, 6 de Enero de 2008

Trichet entre dos fuegos; subir o mantener los tipos

EFE ·06/01/2008 - 13:50h

EFE - Imagen de archivo del presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet.

Jean Claude Trichet se encuentra entre dos fuegos: si sube los tipos de interés, malo, y si los mantiene, también.

El presidente del Banco Central Europeo (BCE) tiene ante sí un dilema de difícil solución que deberá resolver en alguna de las once ocasiones en que se reúne el consejo de gobierno este año, la primera el próximo jueves diez de enero.

Los últimos datos no son buenos

Los últimos datos a favor de que suban los tipos de interés se acumulan: la inflación en la zona euro se situó en el 3,1 por ciento en diciembre, el máximo desde mayo de 2001, por las subidas de precios de alimentos y energía.

La inflación en la zona euro lleva ya ocho años por encima del tope del dos por ciento fijado por el propio BCE y si sigue por este camino sería el noveno año en 2008.

El propio banco central prevé para este año una subida de precios del 2,5 por ciento, mientras la inflación en algunos países se dispara, como en España, con la mayor subida en una década hasta el 4,3 por ciento.

Los responsables de la política monetaria del euro temen que la inflación se traduzca en mayores demandas de aumentos salariales por parte de los sindicatos, lo que ya está ocurriendo.

La masa monetaria se dispara

Otro dato inquietante es el crecimiento de la masa monetaria en noviembre en la zona del euro del 12,3 por ciento, el ritmo más elevado de los últimos 28 años, concretamente desde julio de 1979.

Esta subida superó el consenso de los economistas que esperaban una cierta relajación hasta el 12,2 por ciento y queda muy lejos del nivel que el BCE considera adecuado para mantener la estabilidad de precios en la zona del euro: el 4,5 por ciento.

Lo cual constituye un punto a favor de los "halcones" favorables a una política monetaria más restrictiva con tipos de interés más elevados.

Es el caso del chipriota Athanasios Ophanides, miembro del consejo del BCE, quien dijo en una entrevista con el diario holandés Handelsbalatt el jueves que los responsables del BCE están "muy preocupados" por la inflación.

"El hecho de que el consejo del BCE haya esperado hasta el final del año sin subir los tipos de interés no significa que no esté preparado para subirlos, si fuera necesario".

También hay razones para mantener los tipos

A pesar de este panorama, hay también razones para que el BCE siga con su política de esperar y ver que mantiene desde el seis de junio cuando los subió 25 puntos básicos del 4 al 4,25 por ciento.

La capacidad de subir los tipos de interés está limitada por el débil crecimiento económico, ya que el propio BCE prevé para el área de los quince países del euro un menor crecimiento económico este año que será del dos por ciento frente al 2,7 por ciento en 2007.

Además, el euro podría llegar a 1,5 dólares en los próximos meses e incluso más debido a la crisis de las hipotecas de alto riesgo en Estados Unidos (las "subprime").

El BCE indicó en su último comunicado del seis de diciembre del año pasado que necesitaba más tiempo para considerar el impacto económico de un aumento en el coste del crédito y de las turbulencias financieras causadas por la crisis hipotecaria en EEUU.

Estas turbulencias parece que no han desaparecido, si se tiene en cuenta la operación del 18 de diciembre, cuando el BCE inyectó 348.600 millones de euros a catorce días para evitar problemas del mercado interbancario sobre todo a final del ejercicio.

Posteriormente, el BCE drenó el tres de enero 199.990 millones para ajustar la situación a las condiciones del mercado.