Domingo, 6 de Enero de 2008

La Guardia Civil investiga las llamadas recibidas con supuesta información sobre Amy

EFE ·06/01/2008 - 12:46h

EFE - Audrey Fitz Patrick, madre de la joven irlandesa de 15 años Amy Fitz Patrick, desaparecida desde el pasado martes en la localidad malagueña de Mijas, acompañada del padrastro de la joven, Dave, durante la lectura de un comunicado donde pide ayuda para encontrar a su hija desaparecida.

La Guardia Civil continúa la investigación destinada a tratar de averiguar el paradero de la joven irlandesa de 15 años Amy Fitzpatrick, que desapareció el pasado martes en Mijas (Málaga), e indaga la información aportada en las llamadas recibidas hasta la fecha.

Fuentes de la investigación han informado hoy a EFE de que se han recibido llamadas "desde puntos muy dispares" para aportar datos que pudieran ayudar a localizar a la joven, por lo que se están investigando para determinar si la información es cierta o descartar las pistas en caso contrario.

A lo largo de esta jornada está previsto que las patrullas de la Guardia Civil recojan información en la zona en la que desapareció la menor, pero no se ha programado un rastreo con una participación amplia de personas, según las mismas fuentes, que no descartan que se organice en los próximos días si la chica continúa desaparecida.

Los padres de Amy denunciaron el pasado día 3 ante el cuartel de la Guardia Civil la desaparición de la joven, que fue vista por última vez sobre las 22:00 horas del día 1 al salir de la casa de una amiga, situada en la urbanización Calypso, en la que había trabajado como niñera, para dirigirse a su domicilio, ubicado en la urbanización Riviera del Sol, ambos en Mijas-Costa.

La menor, de cabello moreno, delgada y con ojos azules, vestía un chándal gris con una camiseta "Diesel" negra y un abrigo de este color.

Su familia convocó ayer una rueda de prensa en la que pidió ayuda a los ciudadanos españoles y a la comunidad británica residente en la Costa del Sol para tratar de localizarla, ante el temor a que alguien la retenga contra su voluntad.