Domingo, 6 de Enero de 2008

Obama rentabiliza el "cambio" y se coloca a la cabeza en Nuevo Hampshire

EFE ·06/01/2008 - 08:36h

EFE - Los candidatos presidenciales del partido demócrata (izq. a der.) Bill Richardson, Hillary Clinton, John Edwards y Barack Obama, saludan en el debate presidencial en el colegio San Anselmo en Manchester, Nueva Hampshire (EE.UU.).

La buena acogida del mensaje de cambio que enarbola el aspirante a la Casa Blanca Barack Obama, y que le dio la victoria en los "caucus" de Iowa, le ha colocado ya a la cabeza de las encuestas en Nuevo Hampshire.

A falta de solo dos días para que se celebren las primarias en este estado,que suelen marcar la tendencia del resto de las elecciones presidenciales,Obama cuenta con el apoyo de una media del 33,2 por ciento de los votantes,según datos de realclearpolitics.com.

Le sigue de cerca la senadora Hillary Clinton, con el 31,2 por ciento, el senador John Edwards con el 19,2 por ciento, y por el Gobernador de Nuevo México, Bill Richardson, con el 19,2 por ciento.

El promedio calculado por realclearpolitics.com recoge media docena de encuestas, entre ellas la de CNN, que da un empate entre Clinton y Obama, y la de la Universidad de Suffolk, que da una ligera victoria a la senadora.

No obstante, la publicada ayer mismo por el periódico local Concord Monitor da un punto de diferencia a Obama sobre Clinton.

Precisamente, los cuatro aspirantes fueron convocados a un debate por la cadena ABC en Nuevo Hampshire, donde el próximo martes lucharán por erigirse en el candidato demócrata preferido.

En sus intervenciones, todos ellos se erigieron en agentes del cambio que necesita en Estados Unidos, hasta el punto de que Hillary Clinton tuvo que alzar la voz para decir que, además del cambio, ella aporta experiencia.

Esta afirmación hizo saltar al senador Edwards, que acusó a Clinton y a los poderes fácticos de Washington de atacarle a él y a Obama cada vez que enarbolan la bandera del cambio.

"Es que no se trata solo de hablarle a la gente sobre la necesidad de cambio, se trata de trabajar duro por él, como yo he estado haciendo en los últimos 35 años", respondió la senadora.

En un tono más conciliador, Obama aseguró que los cuatro candidatos supondrían, de llegar a la Casa Blanca, un "cambio" sobre la política de George W. Bush.

Conscientes de que las cifras de las encuestas están cambiando, uno de los moderadores del debate preguntó a la senadora de Nueva York porqué a la gente le gusta más Obama que ella.