Sábado, 5 de Enero de 2008

Los obispos, en precampaña

No aprueban en materia de igualdad y sorprenden —cuando no ofenden— en cuestiones relacionadas con nuevas familias

MIGUEL ÁNGEL MARFUL ·05/01/2008 - 21:26h

El pasado domingo, en el acto que celebraron los obispos en defensa de la "familia cristiana", una de las voces situada más a la derecha del episcopado, el arzobispo de Valencia, Agustín García Gasco, se rasgó las vestiduras dolido por el futuro del sistema democrático en España.

"Nos dirigimos a la disolución de la democracia", señaló el prelado entre los aplausos de su auditorio. El arzobispo de Valencia denunció que España camina hacia el "laicismo radical", una de sus expresiones favoritas.

Vigilante frente a "la homosexualidad, el aborto y el divorcio exprés" para que la democracia no se desvíe, García Gasco colmó la paciencia de un Gobierno poco habituado a replicar a los obispos. "Todo el mundo tiene su sitio y derecho a tener derechos, piense como piense y profese una religión u otra", respondió el presidente del Gobierno.

La Iglesia frente al espejo

A lo largo de los últimos años, los obispos se han pronunciado sobre todo lo divino y buena parte de lo humano.

Los documentos de la Conferencia Episcopal, y buena parte de las declaraciones de sus integrantes, deparan más de una sorpresa. Hay un juez inapelable que se estudia en los institutos, la asignatura Educación para la Ciudadanía. Empleada como un espejo, la imagen que devuelve de la jerarquía católica española refleja buena parte de sus contradicciones.

El análisis 

Textos cívicos

PARIDAD: Igualdad de derechos para hombres y mujeres

Se achaca a las tradiciones culturales y a otros factores relacionados con el sexo la escasa representación de las mujeres en los puestos de dirección. Pero esta discriminación que sufren las mujeres en las condiciones para su incorporación a los cargos de poder y de toma de decisiones, es una exclusión por razones de género y quebranta los derechos humanos y la justicia social, contribuyendo a la invisibilidad de la capacidad de las mujeres y desaprovecha las cualidades y aptitudes que pueden aportar al ámbito de la dirección y el poder, tales como su capacidad de liderazgo, de trabajo en equipo, su creatividad etc.

DEMOCRACIA: Los valores del modelo democrático español (Artículos I y II de la Constitución)

La Constitución vigente fue acordada por las Cortes (nombre que recibe el parlamento en España) y aprobada por la ciudadanía mediante un referéndum en 1978 es el fruto de un proceso complejo de transición democrática tras el régimen dictatorial anterior, que había gobernado el país desde 1939. El artículo 11 de la Constitución española de 1978 define España como “un Estado social y democrático de derecho, basado en los valores de libertad, justicia, igualdad y pluralismo político”. EpC. Ed. Anaya, pág. 60

MATRIMONIO GAY: Los nuevos tipos de familia

Junto con el matrimonio tradicional, están apareciendo nuevos tipos de matrimonios y de relaciones entre parejas. Familias monoparentales. Integradas únicamente por el padre o, más frecuentemente, únicamente por la madre y su hijo o hijos. Uniones de hecho. Se trata de las uniones “libres”, formadas por personas unidas sentimentalmente y sin vínculo jurídico (es decir, legal) alguno.Parejas abiertas, Consistentes en parejas heterosexuales u homosexuales, en las que, a pesar de sentirse afectivamente unidos, cada individuo reside en su propio domicilio.  Parejas homosexuales. En las que ambos miembros pertenecen al mismo sexo, es decir, dos hombres o dos mujeres. EpC. Ed. McGraw Hill, pág. 54

PRIVILEGIOS: Igualdad de derechos. Respeto a las opciones personales

La igualdad de derechos, es decir, la igualdad de todos los españoles ante el ordenamiento jurídico es uno de los valores considerados superiores en la Constitución española en su artículo 1.1. Por consiguiente, ni el sexo, ni la filiación, ni la clase social, ni las opciones personales, políticas, religiosas o de cualquier otro tipo pueden justificar un trato privilegiado ante la ley.  EpC. Ed. Bruño, pág. 34

VIOLENCIA MACHISTA: Una vulneración de los derechos humanos: la violencia doméstica

La violencia doméstica, tanto física como psicológica, es aquella que sufre la mujer en el ámbito familiar. (...) Se da en la mayoría de los países y en todas las clases sociales. La principal causa es la discriminación frente al hombre, como la mujer es considerada un ser inferior, e incluso propiedad del hombre, puede ser castigada de esta manera. Por esta razón, se ha de educar y concienciar a la población en la igualdad de las mujeres y los hombres (...). EpC. Ed. Edebé, pág. 48

HOMOSEXUALIDAD: La sociedad y la sexualidad

Todas las sociedades han establecido normas morales y jurídicas para regular la sexualidad. (...)  Fundamentalmente por tres razones: la relación entre sexo y procreación. (...) La necesidad de controlar la fuerza del impulso sexual. (...) Una persona que se dejara llevar por sus deseos, sin pensar en otra cosa, no respetaría los derechos de los demás. Es lo que sucede, por ejemplo, con los violadores o con los que abusan sexualmente de otras personas. La importancia afectiva de la sexualidad. A diferencia del resto de los seres vivos, en el ser humano, la sexualidad tiene un esencial componente afectivo.  EpC. Ed. SM, pág. 122

DIVORCIO: La familia como derecho y como proyecto

Nadie forma una familia para ser desdichado. No solo los padres, también los hijos deben sentirse partícipes de ese proyecto, del que pueden todos recibir grandes beneficios afectivos, sociales y materiales. Con frecuencia, sin embargo, suelen aparecer conflictos en las familias, que hacen sufrir a todos sus miembros, y que en algunos casos conducen a la ruptura. Las separaciones y los divorcios plantean muchos problemas a padres y a hijos, que todos deberían esforzarse en resolver de la forma más responsable, justa y solidaria. E.p.C. Ed. SM, pág. 125

COPE: Censura y manipulación

Una de las premisas básicas para que los medios de comunicación resulten de utilidad a la sociedad es que disfruten de independencia a la hora de informar, aunque respetando siempre la pluralidad y los derechos de los demás ciudadanos. (...) Otra cuestión más grave, se refiere a que los medios de comunicación, muy frecuentemente, están vinculados a determinados grupos económicos, lo que puede originar una cierta subordinación a sus intereses y un deterioro de la objetividad de la información. En ocasiones, la información puede convertirse en propaganda y buscar la simple adhesión de los ciudadanos a determinadas ideas e intereses. E.pC. Ed. Editex, pág. 73

 

Respuestas episcopales

PARIDAD: Sólo hombres en la cúpula eclesial

Ninguna mujer ocupa cargo alguno de responsabilidad en la Conferencia Episcopal. En su organigrama figuran cerca de 150 nombres, únicamente cinco de ellos corresponden a mujeres. Ninguna mujer puede ser ordenada sacerdote en la Iglesia católica. Esta discriminación las impide acceder a los órganos de decisión y poder dentro de la jerarquía y las relega a un papel siempre secundario. Los obispos reivindican para el sexo femenino valores como la docilidad y la sumisión. Diversos colectivos feministas ligados a colectivos cristianos de base han denunciado este problema en numerosas ocasiones sin obtener más respuesta que el silencio. Su voz, alejada de los foros oficiales, sólo se deja sentir en círculos minoritarios.

DEMOCRACIA:  El sistema que los obispos relativizan

La Iglesia denuncia que hay «cierta mitificación» de la democracia, y pone a la fe por encima del Parlamento. “El justo orgullo de vivir en régimen de libertad no ha de impedirnos ver el fenómeno preocupante de una cierta mitificación de la democracia” (...) No todo lo que se hace y se decide por ese procedimiento tiene de por sí la garantía de ser también justo y conforme a la dignidad de la persona. Esto dependerá de que lo decidido esté efectivamente de acuerdo con el orden moral objetivo, que, como hemos recordado, no está sometido al juego de mayorías y de consensos, sino que radica en la verdad de la condición humana”.

MATRIMONIO GAY : El caballo de batalla de la cruzada episcopal 

La Conferencia Episcopal exige el regreso al concepto de matrimonio como institución únicamente heterosexual. “A dos personas del mismo sexo no les asiste ningún derecho a contraer matrimonio entre ellas. El Estado, por su parte, no puede reconocer ese derecho inexistente, a no ser actuando de un modo arbitrario que excede sus capacidades y que dañará, sin duda muy seriamente, el bien común.  (…) La figura del padre y de la madre es fundamental para la neta identificación sexual de la persona. Ningún estudio ha puesto fehacientemente en cuestión estas evidencias”. En favor del verdadero matrimonio. Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal. 20 de julio de 2004

PRIVILEGIOS: Los acuerdoscon Roma que no se derogan

La jerarquía católica disfruta de privilegios en su financiación, en su presencia en la educación y en otras instituciones

Artículo II

  • El Estado se compromete a colaborar con la Iglesia católica en la consecución de su adecuado sostenimiento económico, con respeto absoluto del principio de libertad religiosa.
  • Transcurridos tres ejercicios completos desde la firma de este Acuerdo, el Estado podrá asignar a la Iglesia católica un porcentaje del rendimiento de la imposición sobre la renta o el patrimonio neto u otra de carácter personal, por el procedimiento técnicamente más adecuado.
  • (...) el Estado consignará en sus Presupuestos Generales la adecuada dotación a la Iglesia católica, con carácter global y único, que será actualizada anualmente.
  • La Iglesia católica declara su propósito de lograr por sí misma los recursos suficientes para la atención de sus necesidades

VIOLENCIA MACHISTA: Una percha para hacer culpable al «lobby gay»

Los obispos denuncian que los que denominan «lobbies homosexuales» acaparan la atención que no se presta a las mujeres. “Nos hallamos ante un alarmante aumento de la violencia doméstica; ante abusos y violaciones sexuales de todo tipo, incluso de menores en la misma familia, situación que se evidencia cuando los medios de comunicación y la comunidad política, en vez de escuchar los lamentos de este drama, hacen de altavoz a determinados grupos de presión, como por ejemplo los lobbies homosexuales que reclaman unos pretendidos derechos de unos pocos, erosionando elementos significativos de la construcción de la sociedad que afectan a todos”. Directorio de la Pastoral Familiar en la Iglesia en España. Documento aprobado por la LXXXI Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española, como complemento a la instrucción La familia, santuario de la vida y esperanza en la sociedad, aprobada en 2001. 21 de noviembre de 2003

HOMOSEXUALIDAD: El colectivo «desviado» y en grave pecado

El episcopado considera inmoral y degeneradora la homosexualidad, ligada a la pederastia por el obispo de Tenerife. “Hay formas regresivas y degeneradoras de vivir y ejercer la sexualidad que han de ser calificadas como inmorales” (...) “No podemos abordar aquí todos los abusos de la facultad sexual, sino recordar ciertas formas de conducta desviada en este campo (...), como son las relaciones prematrimoniales, la masturbación, la homosexualidad...” Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe. 7 de enero de 1987.


“Puede haber menores que sí lo consientan y, de hecho, los hay. Hay adolescentes de 13 años que son menores y están perfectamente de acuerdo y, además, deseándolo. Incluso, si te descuidas, te provocan”. Bernardo Álvarez. Obispo de Tenerife. 27 de diciembre de 2007

DIVORCIO: Un derecho que abre una «puerta al mal»

Aunque han graduado su beligerancia, los obispos dan la espalda al Código Civil sobre la regulación del matrimonio. “El matrimonio y la familia son instituciones naturales anteriores al Estado. (…) Si el proyecto de ley al que nos referimos (Ley del Divorcio) llegara a promulgarse tal como está formulado, quedaría seriamente comprometido el futuro de la familia en España y gravemente dañado el bien común de nuestra sociedad. (…) El divorcio no es, en principio, un derecho de la persona. La regulación civil del divorcio es, a lo más, “un supuesto remedio a un mal social”. (…) El divorcio, las que “un remedio al mal que se intenta atajar”, se transforma en “una puerta abierta a la generalización del mal”. (…) El divorcio civil en ningún caso puede disolver delante de Dios el vínculo matrimonial de quienes se casan por la Iglesia”. Documento de la Comisión Permanente de la CEE sobre el proyecto de ley del divorcio. 3 de febrero de 1981

COPE: Doble vara de medir ante los excesos

La doctrina oficial de la Iglesia es vulnerada a diario por los locutores de la Cadena Cope con el aplauso de los obispos. “La grandeza de la democracia consiste en facilitar la convivencia de personas y grupos con distintas maneras de entender las cosas, con igualdad de derechos y en un clima de respeto y de tolerancia”. Orientaciones morales ante la situación actual de España. Instrucción pastoral de la Asamblea Plenaria de la CEE. 23 de noviembre de 2006

“Si no tuviésemos la Cope, tendríamos que inventarla, porque está haciendo un gran servicio con libertad e independencia”. Antonio Cañizares. Arzobispo de Toledo. 18 de junio de 2007

Noticias Relacionadas